lunes, 21 de septiembre de 2009

EL POETA VELEIDOSO

Me paseo por Valencia, en visita a la familia política, y en sus calles encuentro a gente pasota. No les interesa la política que se cuece en sus dirigentes autonómicos. Están por y para las próximas Fallas, aparte de “su” Valencia, el equipo de fútbol.
En un bar de Chiva sigo con interés la puesta en escena del presidente de la Generalitat Valenciana… sonrojo a más no poder.
Si la fiscalía encuentra indicios de su posible implicación en la presunta trama de corrupción, el presidente valenciano sale por peteneras con versos en vez de contestar a las preguntas de la oposición.
No dejó claro, porque no respondió, si se acercan los razonamientos de Garzón sobre su implicación y como mucho soltó un poema que pertenece a Kent M. Keith y que reza “Si eres bueno, la gente te tachará de individualista y boato. A pesar de todo sé bueno”.
Hace poco visioné una parte de la serie del famoso Dr. House televisivo en la que participaba un mecenas que había donado al Hospital unos 100 millones de dólares. Este mecenas, de apellido Vloger, se metió en el hospital como si fuera suyo y empezó a dar órdenes y más órdenes empezando por despedir a la gente, precisamente a los mejores del cuadro médico, porque le salía de los cojones. Que los pacientes se murieran por su culpa era lo de menos. El mecenas había donado dinero y quería estar en el ajo… ¿no es esto lo que ocurre por estos pagos en referencia a la política?
Parece de chiste esa comparecencia del presidente valenciano, lo que no es ningún chiste es la próxima visita del alcalde de Nueva York a Lepe. Ha aceptado la invitación del alcalde lepero y repito que no es un chiste. El pueblo de Huelva se va a engalanar como si volviera a los tiempos de la postguerra, o séase al Plan Marshall.
Bueno, ya tenemos un nuevo político poeta que pretende arreglar un mundo loco por medio de los versos.
Ahora me toca hacer un repaso de conciencia. Hace días escribí un artículo cuyo título era “Educar a todos” y en el que hacía mención a un partido político de nombre “Ciutadans pel Canvi” (CpC).
Pues bien, cuando escribí el mencionado artículo no tenía en mi cabeza involucrar a este partido sino al que está formado por ex peperos y de tendencia ultraderechista que usa el mismo nombre más o menos. Así lo entendieron los dirigentes de CpC en su escrito que me han dirigido.



Obviamente CpC no comparte la línea ideológica que yo atribuía al otro partido, sino que es una plataforma socio política transformada en asociación política, como los dirigentes de la misma me manifiestan, y cuyo objetivo principal era apoyar la candidatura de Pasqual Maragall, quién por otra parte fue mi jefe cuando estaba en la alcaldía de Barcelona.
Como no deseo que se sigan entendiendo a este partido, CpC, como el que hacía alusión, aclararé que se dedica, a través de plataformas territoriales distribuidas por toda Catalunya, a fortalecer la democracia, devolviendo la política a los ciudadanos y luchar contra todas las formas de exclusión social. Persigue el impulso del autogobierno de Catalunya dentro de una España federal.
Con todo, quedo desahogado del supuesto malentendido ya que me refería al partido que lidera Albert Rivera y que no tiene absolutamente nada que ver con CpC. Le agradezco sinceramente a los dirigentes de este último partido su misiva.
De los otros, podría decir que son capaces de exclamar “… cuando me asomo a la ventana, catalanes con palos corriendo veo, detrás de castellano parlantes…”, puestos así, pueden ir esos a inflar negativos.
Como ejemplo, mi hijo pequeño, que pasó un año largo asistiendo a una escuela de la ciudad que se declara más española que ninguna, sigue ahora hablando castellano en su escuela catalana mezclándolo con el catalán pero atendiendo en castellano. ¿Lo entienden?, yo no.

SER PRESIDENTE Y OTRAS COSAS


Estamos en una era que no es nueva, ni siquiera la convivencia es distinta a la de hace siglos. El ser humano es repetitivo y los especialistas en modas andan errados. Lo que ahora parece una novedad, ya estaba vigente hace miles de años…
Desde que se inventó el plato de lentejas y éste fue la causa de que un ser humano matara a su propio hermano, además con una quijada de burro, el mundo no ha cambiado absolutamente. Desde luego que no escribo sobre innovaciones electrónicas ni mecánicas, sino de la raza humana.
La noticia de que el antiguo criado de Bush pretende convertirse en presidente del Real Madrid me causa bastante gracia, además de que sigue demostrando su ambición sin límites. Menos mal que no cumple la antigüedad aunque sea un tío antiguo. Si llega a ser elegido presidente del equipo más ayudado del mundo por los árbitros y por el Gobierno… jugadores, técnicos y aficionados sometidos a la dictadura con vistas a destruir como sea al Barça.
Tan ambicioso se muestra como Hugo Chávez, el venezolano le ha tomado cariño a la banana sudamericana y si deja el cargo será cuando se muera. Ahí es nada, hacer de la Constitución un arma provechosa para el individúo y no para el país. Pobres venezolanos, les auguro un futuro muy infeliz con una dictadura cuyo maestro ha sido ¿es? Fidel Castro.
El que se crea que Hugo Chávez trabajará para beneficiar a su pueblo, o es un iluso de campanario o es un lameculos del llamado líder bolivariano.
Por aquí, ¿qué quieren que les diga?, la pobre chica sevillana anda perdida por el Guadalquivir y su ex novio, según dicen lo fue, anda pelando la pava más frío que un carámbano contando un escalofriante relato de lo que hizo con el cuerpo de la joven.
Aunque la verdad es difícil de tragar. Hay algo más que eso.
Y tratando sobre menores, vaya salida la del Defensor del Pueblo que afirma que el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Madrid está contando “Alicia en el país de las maravillas”, precisamente en los centros de menores, sobra el cuento ¿o no? Entretanto los pederastas ven recortadas sus aspiraciones: fichados, como deben serlo.
Volviendo a la senda de los elefantes, digo de los presidentes, el de la CEOE no se anda por las ramas cada vez que suelta la lengua en defensa de los suyos. Ahora viene con que los ERE no necesitan el permiso de la Administración. ¡Toma ya!, así tenéis las manos más libres para llenarlas de beneficios ¿no? Y a los que sudan que le den por culo con morcilla o sin ella.
Lejos de aquí, tan lejos que los ojos se rasgan hacia los lados si uno quiere ir a la velocidad de la luz para llegar antes, uno que no es presidente pero sí ministro de finanzas y japonés por más señas se mete en la rueda con una melopea de campeonato. SI bien es cierto que pudiera ser a causa de las pastillas que se toma para capear la fuerte crisis que también azota a su país.
De todo lo que pasa en el mundo, por hoy dejaré tranquilos los demás temas nacionales y locales, me quedo con la estupenda Scarlett Johansson en su papel de la viuda negra. La verdad es que me enamoró desde el momento en que la vi en el anuncio ese donde se despoja de las ropas y joyas de una manera tan sinuosa que impide apartar la vista. No se si se cabrearan las feministas, pero donde estén mujeres como la Johansson que se quiten ellas.
Bueno, la tentación es demasiado fuerte y no puedo dejar de mencionar a mi querido PP. Ahora nada de críticas si no una cosa bastante curiosa que merece ser recordada en los anales de los medios de comunicación. Me refiero al susto que le han pegado a un concejal pepero en Navarra con la colocación de un artefacto falso.
¿Dónde está lo curioso e interesante?, pues que eso ocurrió en la localidad de Burlada y la burla es bastante grande ¿no?

TRISTE INMIGRACIÓN

Recorro los pasillos de las estaciones del Metro barcelonés como si fuera de cacería por la selva africana, ingredientes no faltan, en los últimos coletazos de mis jornadas laborales.
En la selva, digo en un pasillo que lleva a la plaza de España, un africano negro, ignoro qué religión tendrá aunque no viene al caso ha pasado corriendo por mi lado y perderse al fondo, a la vuelta de una entrada del subterráneo. Nadie lo persigue.
Salgo a la superficie, la selva urbana está cada vez peor. Los animales mecánicos, que conocemos como vehículos motorizados, no dejan de echar humo como dragones reumáticos y agotados y los animales de dos patas, incluso yo, andamos a vivo paso para ganar al sprint el cruce peatonal antes de que se ponga en rojo los nuevos semáforos.
Por doquier miles de inmigrantes patean las calles en todas direcciones con la cabeza gacha y el pensamiento, supongo, ocupado en resolver “gachumbos” y encontrar la manera para llevarse algo a la boca.
Entretanto, la policía no da abasto en cazar a otros animales de dos patas, estos de color más oscuro que el resto. La operación que han desplegado las fuerzas de seguridad parece cosa seria, aunque no entiendo porqué ahora, precisamente ahora, emplean esas maniobras para detener inmigrantes sin ton ni son.
Aseguran que sólo detienen a inmigrantes vinculados con la delincuencia… pero creo que no es eso ciertamente porque a los que veo detener no creo que sean delincuentes. No hacen nada.



Una mujer, que por las trazas parece peruana o como mucho colombiana, está dando alaridos de espanto por no se que cosa. Se ve que sigo en la selva.
Vuelvo a entrar en la estación de Metro, he de seguir mi tarea laboral un rato más y me encuentro con que un viejo está diciendo que ha visto una rata del tamaño de un gato adulto. Puede ser cierto, ya escribo que estoy en plena selva, yo mismo he visto a muchos de esos asquerosos bichos correteando por andenes, pasillos y túneles; además de hacer equilibrios sobre la catenaria. No me extraña nada, pero se ve que el pobre viejo no es de aquí, más bien parece un inmigrante ruso o búlgaro que anda perdido entre el marasmo de los pasillos sin fin y las enormes estaciones.
Hace un rato que vengo observando a una mujer joven, casi una niña, vestida con esas ropas que no se estilan por estas tierras, ropas de gitana aunque la impresión es que no parece gitana ni de lejos. Anda pidiendo dinero a todo el que pasa por su lado de una manera lastimosa. Me alejo, no quiero líos y además no soy del equipo de seguridad.
Ya dentro de mi tema favorito, veo que los señores afiliados al PP y que disfrutan de cargos públicos no entienden ni papa de política internacional.
¿A quién se le ocurre ir como observador de una votación a un país extranjero y meterse a criticar la actuación de los políticos de ese país que visita?, me estoy refiriendo a Venezuela de donde ha tenido que salir, cogido por el cogote y la parte cular del pantalón, un eurodiputado pepero.
Siento verdadera vergüenza ajena sobre este hecho, más aún que tiene la caradura de acusar al PSOE de ser cómplice en un proceso hacía una dictadura que a él no le afecta en absoluto, a menos que su mujer esté residiendo en Venezuela y sea venezolana. Aunque eso no le daría ningún derecho sobre injerencia.
Poco seso se tiene para explotar contra los socialistas, por temas internos de un país extranjero, cuando debe saber a ciencia cierta que los observadores internacionales no tienen ningún derecho a intervenir durante un proceso electoral en ningún país.
Bueno, si Vds. dan por buena la actuación de ese eurodiputado… entonces yo tengo derecho a intervenir durante los congresos del PP, aunque no esté afiliado. El eurodiputado sienta un ejemplo.

METEDURA DE PATA HASTA LA RODILLA

Circular con moto por las carreteras y calles catalanas es una auténtica odisea cuando uno es un conductor normal, o séase que no quiere imitar a Pedrosa ni Rossi, y se encuentra con mentecatos que van también a dos ruedas y que circulan con maniobras escalofriantes.
Pase que circulen entre carriles, entre el reducido espacio que dejan coches y camiones que circulan en paralelo; pase que adelanten a uno a escasamente 20 cm… pero que traten de colarse en una larga cola de coches circulando por el carril de dirección contraria ya es el colmo y como era de esperar fui testigo del accidente. Menos mal que el loco chaval motorizado sólo se hizo un corte en el brazo.
Bueno, tan locos conductores merecen un rapapolvo, como lo merece el ínclito Mariano Rajoy que ha sido capaz, una vez más, de meter la pata hasta la rodilla por no escribir de corvejones.
Tratar de recusar a un juez con la petición de personarse en la causa por indefensión… suena a folletín rufianesco dentro de un ruedo como el de los enanos toreros, que estos me perdonen, cuando la actuación del juez va encaminada hacia personas privadas y no hacía el PP.



Aparte de eso, está lo que está demostrando los conservadores del PP con sus actuaciones ante las investigaciones: parecen que dan la impresión de que tienen miedo a que salgan más chachullos y éstos salpiquen a más gente demasiado cercana a la cúpula pepera. Otra explicación no la tiene, por cuanto eso de quejarse porque el ministro de Justicia se fue de caza y el juez también (¡¡además ambos invitados por un pepero!!) no cuela después de setenta años de vigencia de La Escopeta Nacional.
Tampoco cuela que el juez haya pertenecido al Gobierno cuando Felipe González. Entró como independiente y salió con un montón de papeles con los que metió en la cárcel a no pocos socialistas por corrupción.
La intención del PP de apartar al juez de la causa que instruye y en la que ya figuran 37 imputados es para que se sonrojen todos los diputados. Por ello, al anunciar el propio juez que ve serios indicios contra aforados de ese partido… el canguelo corre deprisa y hacia arriba.
Lo siento de verdad por mis amigos, muchos de ellos simpatizantes del PP, pero cada vez mis artículos se van llenando de razón. Me refiero a artículos anteriores publicados en nuestro periódico y en los que barruntaba comportamientos y crisis políticas de envergadura. Si se molestan en hacer un repaso al conjunto del archivo de nuestro rotativo lo comprobarán.
Con todo, la actuación del PP deja a las claras una cosa: no son demócratas.
Han actuado como actuaron ciertos personajes un 23 de febrero cuando vieron que sus chanchullos se iban a la cosa esa de color marrón.
Ahora bien, una vez comenzado éste asunto de la corrupción política, de la que no se puede ni debe salvar nadie, se entra de lleno en una pauta en la que tiene que sustentarse el comportamiento de todos los políticos de todos los partidos, incluso del que está en el Gobierno. Lo ético, ahora mismo, sería que si un político asume su responsabilidad de ser corrupto solo le quedaría el camino de dimitir antes de que salga el escándalo a la luz, aunque después lo pille el juez, así no perjudicaría a su partido… pero no, es demasiado jugoso el fruto que tienen ante sus narices como para hacerle ascos y además con su creencia de sentirse prepotentes…
Bueno, así y todo, ya va siendo hora que cambiemos de mentalidad y miremos al futuro con la esperanza bailando sobre nuestras cabezas. Somos un país fuerte, ¿he escrito fuerte?, si no estamos unidos dentro de la más pura solidaridad no podremos ser fuertes… si encima un alto ejecutivo bancario cobra 30 millones de euros anuales en el país de los mileuristas, ya me dirán Vds.

A VUELTAS CON LA CRISIS



Me he quedado de una pieza: un amigo mío, vecino por más señas, natural de un pueblecito cerca de la Roca esa ocupada por los fans de una selección que acaba de encajar dos goles de la nuestra, y que lleva treinta años “clavado” en tierras catalanas ha visto como sus sueños de largos años se desmoronan en un instante.
Está en la puta calle. Lo han despedido alegando que está en crisis la empresa y lo han echado de su casa porque no puede pagar la hipoteca.
Entretanto el gobernador del Banco de España declara lo que declara en un contexto demasiado parcial sin tener, casi nunca, en cuenta el sistema financiero cuando se trata del tema laboral en general.
No es difícil analizar el modelo económico sin añadir el papel que jugó el sector financiero que ahora se ha desplomado aunque se note mucho de que los bancos y cajas de ahorros no se han visto implicados como otros.
Concretamente, la crisis a sobrevenido a causa del sistema financiero existente y querer culpar al mercado laboral de la misma no tiene crédito.
Las pretensiones de rebajar el coste del despido resulta improcedentes al tratarse de un país donde han perdido el empleo un millón de trabajadores y donde el mercado laboral no es tan rígido como para implantar esa medida.
El problema de las empresas se resume en la caída de la demanda, la carencia de expectativas de tener suficiente demanda y la ausencia de dinero, punto principal de la crisis, y todo ello pasa por una fórmula de comprensión por parte de los bancos.
Como vemos que estamos entrando en recesión económica, tras dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, lo bueno sería que se siguiera apretando el cinturón, sobretodo los ejecutivos financieros con sueldos establecidos en millones de euros anuales.
Llegado a éste punto quiero formular una pregunta: los ejecutivos bancarios (presidentes, vices, secretarios, asesores, etc.), al tener grandes ingresos y declararlos en Hacienda… ¿cuál es la cuota que tienen que abonar? ¿La de los “pobres” o la de los amigos?
Sería correctamente político que les retuvieran como IRPF el 60% de lo que ganan de manera mensual a como lo hacen con los trabajadores de a pie y no dejarlos a que declaren, por su cuenta y riesgo, anualmente. Además de que declaran un tercio de lo que tienen.
¿Así como quieren que vaya la economía?, si los altos ejecutivos se embolsan cantidades de seis ceros con el mínimo esfuerzo y los trabajadores tienen que soltar pasta aunque no queramos, la empresa lo hace por ellos.
No es que estemos en un país cuyo presidente se llame Mugabe y donde la población pasa muchísima hambre, mientras el presidente celebra su cumpleaños gastándose dos millones de euros en cava francés, caviar, etc. Eso de Mugabe se entiende porque acaba de cumplr 81 años y con un pie en la tumba dirá: “¡Que me quiten lo bailao!”
Como las cosas son como son y están como están, no deja de ser curioso que cuando los socialistas están en el Gobierno de la nación, la economía tiende a desplomarse de manera alarmante. Ya nos está escamando mucho este comportamiento financiero. Aunque sabemos que la economía está en mano de los conservadores más que en la de los socialistas.
Templanza no existe. Fraternidad entre partidos, menos. Deseos de mandar a tomar por culo el país, mucho hasta que cambie de manos la presidencia. Colaborar con el Gobierno… nunca, antes muerto (por parte del PP que no mía).
Bueno, podría seguir exponiendo un montón de razones sobre las jugadas financieras y sus postulados negativos en contra del país, en contra de los trabajadores…

COHERENCIA Y COMPRENSIÓN

Por razones de trabajo, me quedan pocos días para concluir el período, me veo obligado a redactar mis artículos en los lugares y momentos más peregrinos y enviarlos al periódico mediante conexiones wi-fi que consigo “atrapar” en ruta.
Lo bueno de estas conexiones es que resultan totalmente gratuitas de cuotas, ya que como pertenezco a la red de bibliotecas de la Diputación Provincial de Barcelona, puedo estar conectado a todas las wi-fis de todas las poblaciones de la provincia sin problema alguno. Lo malo está en que la batería del portátil tiene limitada su capacidad a un máximo de dos horas y se apaga si lo utilizo fuera del ámbito bibliotecario. Dentro de éste ámbito dispongo de una batería de enchufes a los que conectarlo y no me dan problemas de tiempo.
Bueno, creo que me he excedido explicando cosas que de seguro no le interesarán, por lo que paso a comentar, como siempre, la actitud de los conservadores (PP) en relación a ala situación actual de la crisis de nuestro país.
Como vengo escribiendo, desde hace tiempo y sin que se entienda que hago la pelota, mi querido presidente Juan Vivas vuelve a demostrar su temple en la situación actual de la política local y nacional.
Su declaración acerca de que la Ciudad no puede equiparar sus niveles de servicios sin el apoyo del Estado, viene a refrendar uno de mis escritos a los que aludía sobre la necesidad de aceptar la situación, aunque el Gobierno no guste, dada por la democracia mediante el voto ciudadano y no estar a trancas y barrancas atacando al Gobierno del país como hacen el resto de peperos. Esa declaración la considero una declaración de principios.
En mi opinión personal, son malísimos políticos demócratas quienes se pasan la vida de la legislatura correspondiente atacando a sus contrarios con “quítame esa paja, que me molesta” inservibles para ayudar al país y sacarlo de cualquier problema que encuentre.



La actitud del principal partido de la oposición, que ya no puede llamarse así sino principal partido atacante de todo cuanto inicia el Gobierno, debe y tiene que compararse con la actuación de cierto político ceutí que carece de representación y que ataca a troche y moche sin razones aparentes que no sea la de aparecer en primer plano de los medios informativos locales.
Se hace necesario, más que nunca, que todos los políticos se olviden de su respectivo partido y piensen más en el ente al que sirven, tanto gobernándolo como en la oposición, que para eso le hemos dado los votos.
Hemos votado a quienes miran por el país, por la Comunidad, por la provincia y por la ciudad, pueblo o aldea y no hemos votado para que trabajen solamente para su partido y no dejen trabajar a los que sí lo hacen por el país. ¿Me explico?
Por ello he hecho referencia a la actitud de nuestro Presidente, Juan Vivas, que antepone nuestra ciudad a cualquier otra cosa cuestionable. No puedo decir lo mismo de otros… ya saben Vds. a quienes me refiero.
Toda la intención del PP por presentarse como el partido del futuro ha quedado, a nivel estatal, como un ídolo con pies de barro y las declaraciones de sus responsables sólo hacen hundirlo más y más en el marrón que ellos mismos se han creado. Muy visto está eso de cargar el muerto a los demás en intentos de distraer al respetable y desviar la atención hacía lo malo que es Rodríguez Zapatero.
Poca coherencia y nula comprensión veo en los dirigentes conservadores.
Lo contradictorio que veo en esto, y que no tiene que ver en realidad con el resto del artículo, está en las declaraciones del Presidente de la Cámara de Comercio ceutí acerca de que la crisis no ha afectado a la ciudad… y el gobierno local inyecta de nuevo liquidez al Centro Comercial. ¿No estamos sin crisis?

ABARATAR EL DESPIDO

Cabe destacar que la situación actual de la política, de la crisis y de todo lo demás pasa por un “impasse” bastante embolicado con tantos problemas, cuya guinda es el reciente atentado de los etarras con coche bomba pero sin víctimas, contra la sede de Ferrovial-Agromán, una de las adjudicatarias del AVE vasco.
En todo caso, también resulta bastante macabro y peligroso que haya gente suelta por ahí dispuesta a descerrajar un tiro en la cabeza a cualquiera que encuentre en la calle. Va esto por el reciente asesinato de Félix Martínez Touriño, conocido mío y colaborador en algunos eventos cuando mi etapa en Madrid y cuando estaba en el sector hostelero, hasta ahora era el director del Centro Internacional de Convenciones de Barcelona y apenas tenía 37 años.
Por si fuera poco dos mossos d'Esquadra de la comisaría del Eixample, resultaron la pasada madrugada, heridos de arma blanca en una pelea multitudinaria en el parque de l'Escorxador de Barcelona.
Entretanto los jueces barruntan huelga si huelga no. Como sientan este precedente, el de hacer huelga, la van a armar gorda por que el status de un juez no es el de un trabajador corriente y moliente. Menos mal que el Poder Judicial lo ve claro.
De todo esto, cosas que suceden más o menos en cualquier país, pero no en cualquiera sino en el nuestro, se nota una marcha ‘in crescendo’ fatal para la política: el PP está siendo sacudido por terremotos internos que no llegan, por suerte para Mariano Rajoy, a la categoría de tsunami. Los tres escándalos mayúsculos, por ahora, está carcomiendo los nervios del líder pepero (como muestra: la foto en la que trata de comerse las gafas) y ello conlleva que los ciudadanos conservadores se miren perplejos.



A pesar de que pretende desmarcarse de los escándalos, éstos le salpican demasiado cerca y difícil lo tendrá, cada vez peor, si se siguen destapando chanchullos. Chanchullos inadmisibles, porque los que se aprovechan de ello son políticos elegidos por los ciudadanos y la burla hacia sus electores es bastante grave.
Por si no fuera poco, la crisis económica del país está haciendo creernos que los empresarios representados por el presidente de la CEOE tienen buen corazón y tratan de salvar la crisis, salvándose ellos en primer lugar con el abaratamiento del despido. Un arma de doble filo y expresamente mortal para los derechos legítimos de los trabajadores que verían mermado muchísimo los mismos y con ello mandar a la mierda muchos años de luchas reivindicativas.
El truco ese de decirnos que con el abaratamiento del despido fomentan más empleo y con ello más trabajadores… dejen que me ría un poquito -si me río mucho se me sube la tensión demasiado- y les pregunte directamente: ¿Despedirán a tres a cambio de admitir a uno?
Cuentan el incremento de empleo como una novedad, sin restar los despidos. En cierto modo no dicen una mentira, la del incremento de empleo, pero tampoco dicen una verdad, la de no contabilizar el saldo.
Abaratar el despido significa que el empresario, aparte de los beneficios que ha obtenido mientras el trabajador estaba en su empresa, obtendrá pingües ganancias, que casi nunca reparte con sus trabajadores –como mucho el 1% de las mismas- cuando la producción tenga necesidad de bajar un tanto por la acumulación de stocks. Despide a los trabajadores que su responsable de producción le asegura no necesitar y éstos despidos no lo contabiliza en la propaganda de la empresa. Cuando la producción tiene necesidad de incremento, solicita nuevos trabajadores que sí lo contabilizan en la misma propaganda de la empresa…
Bueno, de momento los trabajadores que tenemos amarrado nuestro futuro somos los que pertenecemos a la esfera del funcionariado o de mandos intermedios para arriba… el resto que vayan a comulgar para que no le toquen la ruleta del despido.

PARIÓ EL ABUELO



Regresa uno satisfecho de pasar unos momentos agradables con los amigos y amigas de la Casa de Ceuta, incluyendo la comida compuesta por un potaje de primera y unos pestiños que saben a gloria.
Cuando vuelve uno de comerse un potaje de esas características –cocinado por mujeres ceutíes- y satisfecha su gula con unos pestiños hechos por una granadina que tiene más de Ceuta que de Granada, puede decirse que se encuentra uno en la antesala del espacio aéreo reservado a la felicidad.
Lo diría, que me encuentro feliz, pero por lo que se, ve esa felicidad es relativa.
Bueno, entrendo de lleno en la política de la Escopeta Nacional, tras un largo paréntesis en que no entro en ella, vamos a ir por el abuelo.
Vaya con don Manuel Fraga Iribarne, desde lo de Palomares no le ha salido otra cosa mejor que parir un comentario que no tiene absolutamente nada que ver con lo que está ocurriendo en su Partido Popular (antigua Alianza Popular).
A estas horas del siglo, las salidas de Mariano Rajoy y los suyos con respuestas inapropiadas a las crisis que están pasando por los malos rollos de sus correligionarios en la Comunidad de Madrid y los chanchullos dinerarios en que se meten (en realidad no nos sorprende esto porque resulta que siempre han estado metido, los peperos, en chanchullo por el estilo), están dejando la credibilidad del PP hecha unos zorros.
Encima, la culpa de todo la tiene Rodríguez Zapatero por meter caña con los fiscales, como si estos fueran manejables al gusto del que mande en el momento.
Me parece que Rajoy no sale bien parado de ésta, aunque siga contando con la confianza de los de siempre y con la esperanza de auparse, algún día, en la poltrona de La Moncloa. Su partido hace aguas… y seguirá haciéndolas.
Se nota, y desde lejos, que los peperos están desesperados por quitarse toda esa mierda de encima. Mierda aderezada con pintas de espionaje del agente 89, el del zapatófono, y paletas metidos a concejales con ínfulas de hacerse millonario en el menor tiempo posible sin que juegue a los sorteos de azar.
Por ahora estamos tranquilos porque ya nos conocemos el juego de atacar y esconder la mano, nos enseñó el abuelo, hasta que llegue un momento y se haga realidad lo que esta noche visualizamos por TV: el golpe de Estado.
Vemos que falta poco para que entremos en la Guinnes de los récords con el número de parados que sigue aumentando. No se, no se si dentro de poco estaremos en la calle todos excepto nuestro Rey.
En fin, que estos tiempos se parecen exactamente a otros tiempos y dudo que se termine el suspense este año. Me refiero a la crisis, tanto económica como laboral y con las nuevas noticias de expulsiones de trabajadores de grandes empresas no queda tranquilo el ambiente.
Ya tenemos que aguantar la mala situación laboral para que los peperos vengan, como siempre, amargarnos los pestiños en vez de mover cuerda para ayudar a los españoles con sus problemas y no seguir poniendo obstáculos al Gobierno. Los del PP, y el propio partido, deben estar en el banquillo de los sospechosos como esos nuevos que intentan participar en las elecciones vascas y como tales, quitarlos de las listas, a los peperos, como ejemplo y escarmiento. No siempre los de la izquierda son culpables.
En fin, acabaré ahora. Las insensateces no se escriben peor mientras se hace una larga digestión.
Que lo pasen bien, que mañana veremos a España enfrentarse a Inglaterra con el Peñón de Gibraltar al fondo.

HÍBRIDOS

Hombre, estar pendiente siempre de las noticias, que los distintos medios de información suministra cotidianamente, no significa que uno tenga tiempo de sobra para dedicarse plenamente a ello. Mi tiempo está perfectamente dividido en las diferentes gestiones que he de hacer diariamente y cada cosa se realiza dentro de su momento correspondiente. Ello no significa que me dedique todo el tiempo a una cosa.
Este párrafo precedente es una respuesta que hago a un amigo, lector y crítico sobre su pregunta de cómo dispongo de tanto tiempo para llenar cuartillas y cuartillas diariamente.
Bueno, pasemos ahora a meditar sobre ciertas declaraciones de un presidente de ciudad autónoma y sobre las que no veo ninguna lógica que entre dentro del derecho democrático establecido.



Todos los españoles, que conocemos nuestra Constitución, sabemos más o menos lo de las comunidades autónomas y esos híbridos –como lo llama el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla- entre Ayuntamiento y Comunidad Autónoma.
Que Imbroda, el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, demande al Gobierno del país la conversión de Ceuta y Melilla tiene características de un cuento rústico en que uno de los campesinos demanda al Alcalde el melón que está cultivando en su propio huerto.
Vamos a ver, nuestro Gobierno del país no puede ni debe ordenar y mandar la conversión de las dos ciudades norteafricanas en Comunidades Autónomas así como así se lo piden.
Si el propio Imbroda recordó, como si muchos no supieran leer, que la Carta Magna establece sobre lo de Ceuta y Melilla… si eso no es el obstáculo. El obstáculo es el propio Imbroda, ya que para que “su” ciudad se convierta en Comunidad Autónoma tiene que ser la asamblea de dicha ciudad la que apruebe los Estatutos, siempre dentro de la más llana claridad democrática, en total consenso con el resto de las fuerzas políticas con representación en la misma (aunque sólo sea medio diputado). Luego se sigue el procedimiento habilitado para este tipo de gestión legislativa.
Que yo sepa, en Ceuta para que el proyecto de convertirla en Comunidad Autónoma duerme en cierto cajón…
La Constitución está cumplida, no hay ningún obstáculo para que las dos ciudades den los pasos oportunos para su transformación en un ente que no sea un híbrido como dice Imbroda.
Si la declaración del presidente melillense hubiera sido más esclarecedora, por ejemplo diciendo que sus estatutos han sido aprobados por su asamblea y rechazados por el Gobierno…, debemos saber quién tiene las competencias para aprobarlos: si el Gobierno o el Congreso. Lo pregunto porque ahora todo el mundo quiere comparecer en el Congreso como si fuera el escenario de teatro más famoso del mundo.
Mientras tanto ha de conformarse con que sigamos diciendo que España se compone de diecisieta Comunidades y dos ciudades autónomas. Larga espera tendrá que efectuar para que consideremos el país de las diecinueve comunidades.
En cuanto a las competencias de Urbanismo…, sigan llorando, sigan, porque el que no llora no mama y veremos como al final tienen esas competencias y arruinan nuestra tierra, negando espacios verdes y libres a los ciudadanos, matando nuestras montañas que son los pulmones de la ciudad y levantando las iras de nuestros ecologistas con mi amigo en cabeza.
Bueno, espero que uno de los dos presidentes, o ambos, me llamen cuando obtengan la categoría de presidentes de Comunidades Autónomas, con las competencias de Urbanismo traspasadas… me tendrán que dar un empleo y bien pagado. Con algo tendré que picar yo también ¿no?

domingo, 20 de septiembre de 2009

SABIA DECISIÓN

Estamos de nuevo con el sol, brillante y luminoso, encima de nuestras cabezas tras pasar unos largos días muy parecidos a los que pasan los lapones y con un tiempo más parecido al que corre por las islas caribeñas que por estas latitudes.
Sol que desde muy temprano entra de lleno en casa y me deslumbra totalmente al intentar escribir éste artículo. Como no puedo mover la herramienta de trabajo, muevo la persiana aunque reste calor en el entorno. La ubicación de mi casa en el concepto paisajístico de la gran ciudad es formidable: sus tres fachadas reciben de pleno el sol en cada hora correspondiente, obvio cuando el día no amanezca nublado.
En fin, una simple nota de la cotidiana vida de uno con la que inicio este artículo que tratará sobre urbanismo dentro de las pautas a las que alcanzo con dificultades porque no soy tan erudito como quisiera.
Todo el mundo sabe que la institución fundamental del urbanismo en España, como en el resto de países, es la ciudad.
La utilización de las herramientas de urbanismo por instituciones oficiales y/o personas carece normalmente de un criterio homogéneo y unificador para definir la ciudad y puede clasificarse en cualitativo o cuantitativo.
A pesar de que los especuladores juegan fuerte en este aspecto del urbanismo, el cuantitativo (permite medir y comparar espacios), todos debemos insistir en que prime el aspecto cualitativo por su condición fisonómica y morfológica, cosa que no ocurre a menudo.
Así y todo, las competencias sobre urbanismo, aunque sea la ciudad el primer fundamento del mismo, ha de ser regida por entes superiores que controlen el ejercicio de manera uniforme y adecuada a las condiciones imperantes en los respectivos territorios.
En el caso de nuestro país, al existir gobiernos de comunidades autónomas, el gobierno central está plenamente condicionado a delegar esa competencia en ellos, toda vez que resultaría imposible controlar todo el territorio peninsular e insular por un solo ente sin que surjan desavenencias o situaciones abusivas.
Ahora bien, para asumir estas competencias, las instituciones deben saber que dominan un instrumento que abarca todo su territorio, con sus ciudades, pueblos y aldeas para que la cosa no se desmadre, escribiendo en sentido llano.
La decisión de las autoridades de nuestra ciudad, de no asumir las competencias de urbanismo, es una decisión sabia y necesaria que obligará al Gobierno de la Nación a estar más pendiente de ella en la dinámica urbana.
Todo lo contrario de Melilla, que al insistir en querer las competencias sobre urbanismo, destapa la olla de la desconfianza hacia los políticos que la gobiernan sin obviar que, en el hipotético caso de que el Estado cediera las competencias, tendrían que subsistir con sus propios medios financieros y, además, crear un impuesto especial (IVA, o de lujo) porque tendría que aportar a las arcas estatales la parte correspondiente de los mismos y ello llevaría irremediablemente al fraude, si no a la bancarrota ciudadana.
Disponer de las competencias de urbanismo está bien cuando se trata de gobernar sobre un mínimo de cincuenta poblaciones, que mueve mucho, pero no encaja en el concepto de ciudad solitaria porque entonces el desmadre sería demasiado complejo y oneroso para la propia ciudad.
Bueno, doctores hay en el país que expondrían, mucho mejor que uno, los complejos sistemas que arropan las competencias de urbanismo, pero con algo he de llenar esta ventana ¿no?
En fin, poco me queda ya en mi etapa de empleado parcial cumplidor del turno de 2009 y quitarme de encima las complejidades de la arquitectura, con sus dimensiones y demás, para dedicarme de lleno a no hacer nada el resto del año. Bueno, es un decir, hacer, algo haré para no pasarla canutas con la crisis porque el poder adquisitivo de uno está por los suelos.

METER EL COCHE EN EL BOLSILLO

Menudo día llevo. Si no es la lluvia que inunda la galería de mi casa, es el viento que mete mil hojas por las puertas y ventanas nada más abrirlas para entrar o salir. Para colmo no encuentro sitio dónde dejar el coche cuando regreso del trabajo.
Se nota que la crisis nos embarga a pasos agigantados y muchos ciudadanos optan por usar los zapatos como neumáticos dejando el coche bien aparcado –algunos lo aparcan en doble plaza lo que ya es de sinvergüenza de marca mayor- y lo malo de todo es que ya son muchos los que dejan su coche.
Las calles de tres kilómetros a la redonda con mi casa como epicentro están atestadas de vehículos aparcados. No puedo meterlo en el garaje porque ya está ocupado por mi otro coche y la moto, así que estoy pensando en hacer un juego de magia y tratar de reducirlo hasta el tamaño de un juguete y metérmelo en el bolsillo del gabán. Dejarlo en casa, no, que mi hijo lo confundiría con uno de sus muchos juguetes. Como menos, tratar de venderlo y así deshacerme de él.
No era de esto de lo que quería escribir, pero sí era dentro del contexto de la circulación.
Veamos, las nuevas medidas de circulación implantadas por la Generalitat de Catalunya en el área metropolitana de Barcelona significa el incremento de los obstáculos peligrosos para circular por las autovías y autopistas de la mencionada área.



¿Por qué?, porque desde que han implantado las señales con cambios de velocidad máxima en tramos demasiado cortos hacen que nosotros, los conductores, estemos más pendientes de los cambios de velocidad que de los coches que nos rodean. No tenemos el poder de los camaleones para dirigir la vista en diferentes direcciones.
Vas tranquilamente a 100 km/h, entras en la autovía C-32 dirección Barcelona, de pronto el primer panel que encuentras y que indicaba 80 km/h como velocidad límite, cambia en un parpadeo y señala 60 km/h. El siguiente panel indica 40 km/h y el otro siguiente 80 km/h… aceleraciones, desaceleraciones, aceleraciones, frenazos, todo sea para que pensemos en la madre que parió al de este invento.
El pretexto que sueltan los de Tráfico de la Generalitat no deja de ser un chiste malísimo, encima cobran por decirlo, por cuanto lo de evitar la contaminación por exceso de gases… mientras menos corra un coche más gases se estancan en el sitio. ¿Para evitar accidentes?, dejen que me ría a mandíbula batiente, cometen accidentes los burros y los que aspiran a ser iguales que Alonso con un simple turismo de 1250 cc. y con la autovía como pista de pruebas.
Durante más de cuarenta años hemos estado, los ceutíes que residimos en Catalunya –y por supuesto los catalanes y otros miembros de otras comunidades que también residen aquí- conduciendo nuestros coches y reduciendo la velocidad sin que nadie nos lo indicara… simplemente utilizando la cabeza y los recursos que la vía expedita u ocupada nos ofrece en cada momento. Así y todo la velocidad suele ser inferior a las que nos obligan los paneles actuales cuando circulamos todos a la vez y cuando hay pocos coches no somos tan imbéciles –aunque los hay- como para ir a 200 km/h en tramos de quinientos metros, ni siquiera podemos sobrepasar los 120 sin encontrarnos enfrente el culo de otro coche, de una furgoneta o de un camión.
A más de todo eso, ahora comienzan a mandar mensajes de que debemos tener las luces encendida también de día y aunque el sol ilumine fuertemente. ¿Para qué?, lo comprendería si fuera en situaciones de escasa visibilidad (casos lluvia intensa, niebla, nieve o al amanecer o atardecer) y eso no hace falta comunicarlo,… pero ¿de día y en autopistas y autovías? ¿acaso se habilitan los carriles de una dirección en alternativas? Estamos en crisis, señores de Tráfico, aparte de los muchos impuestos que os satisfacemos, las baterías no son baratas. ¿O acaso alguno de esos dirigentes de Tráfico tienen fábricas de baterías?
Bueno, lo dicho. Cojamos el coche, encojámoslo y metámoslo en el bolsillo de cualquier prenda. Fundas y maletines ya aparecerán para complementar el invento y comprémonos un patinete que además de barato es higiénico y mi amigo el de Septem Nostra sonreirá más abiertamente.

CEUTA, LA CRISIS Y LOS PRESIDIOS


Había que considerar ciertas noticias, que debatimos en nuestras tertulias, como un punto y aparte de la cotidianeidad de la vida de los ciudadanos en un esfuerzo por aclarar las motivaciones que imperan en quienes nos dirigen, o pretenden dirigirnos, para fomentar ese tipo de noticias.
La posible creación de un centro penitenciario, en el que, privados de libertad, cumplen sus condenas los penados por graves delitos, en nuestra ciudad no puede considerarse un escándalo ni un problema.
Todos sabemos que la marca mayor de nuestra ciudad es que siempre había sido considerada un presidio y aún lo sigue siendo. ¿Por qué?, porque si nos atenemos a las cuarta y quinta acepciones de la Real Academia sobre la palabra ‘presidio’, es precisamente en Ceuta lo que tenemos siempre.
Presidio, precisamente era y es Ceuta eso, si entendemos la palabra como guarnición de soldados que se ponían en las plazas., castillos y fortalezas para su custodia y defensa, o bien ciudad o fortaleza que se podía guarnecer de soldados. Aparte de su acepción primaria.
Si es cierto de que el Gobierno considera la posibilidad de crear un Centro Penitenciario en la ciudad, que sea bienvenida la decisión porque dará mucho juego a la crisis. Si tenemos tantos “presos” como inmigrantes y soldados… ¿qué más nos da una institución nueva?
Desafortunadamente, las palabras del presidente de los comerciantes no encajan bien en el entorno socio-económico del país. Al referirse que la crisis no ha afectado a Ceuta como al resto de Comunidades, hay que aclarar en qué concepto se basa para decir eso.
Teniendo en cuenta que Ceuta es una ciudad funcionarial, donde la mayoría de los trabajadores depende de la cosa pública, tanto de entidades locales como estatales, y la mayoría de los parados son de etnia musulmana, muchos sin tener el nacimiento certificado en la ciudad, no veo que pueda sumergirse en crisis si no es en referencia a los comerciantes y a los no cualificados.
Precisamente, disponer de un Centro Penitenciario, prefiero esta palabra a la de presidio que tiene, ésta última, connotaciones de los tiempos de capa y espada, puede ampliar mucho más la no afectación de la crisis en Ceuta.
¿Por qué?, porque aparte de dar trabajo a nuevos funcionarios y colateralmente a nuevos trabajadores en el sector de servicios (suministros, limpieza, reparaciones, etc.) puede dar un fuerte empuje al sector comercial y hostelero sin contar con la mano de obra inicial para su construcción.
Con la llegada de mil presos, supuestamente, vendrían con mucha frecuencia los familiares y amigos que deseen visitarlos y ello conlleva que tengamos que atenderlos en todas las facetas de los turistas aunque no lo sean… tal vez tengamos una vuelta a aquellos tiempos del servicio militar obligatorio y veamos nuestras calles llenas de gente desconocida pero que gasta sus cuartos en compras, hostelería, etc.
Hay que mirar el lado bueno de ese proyecto. No merece la pena darle más vueltas ni rasgarse las vestiduras si luego nota que se llenan los bolsillos.
A fin de cuentas… ¿cómo va a afectar la crisis a nuestra ciudad si ésta vive de subvenciones? A menos que se reduzcan considerablemente, cosa que no creo.
Solo queda opinar que, si se lleva a cabo realmente ese proyecto, construyan el “presidio” en el estilo arquitectónico adecuado a la ciudad, eso es al estilo de las viejas fortalezas aunque por dentro sea supermoderno. Ello añadiría un atractivo si se le suma un profundo foso circundante lleno de agua y con las murallas limítrofes del centro bien altas que impidan la fuga, porque si esta llega a consumarse, el terror se apoderaría de la ciudad aunque estuviera llena de gente con armas (militares, policías y demás). A nadie le gusta toparse con un asesino multireincidente.
Una buena idea sería reconvertir la antigua cárcel de mujeres en ese Centro proyectado, el espacio es el adecuado y la ubicación es formidable, hasta pondría lóbregas celdas en el interior de los acantilados y además tendrían el agua necesaria para inundar el foso. Agua del mar se entiende, aunque no se porqué lo pongo.

COSAS QUE PUEDEN DAR RISA O NO

Uno, en su cotidiano andar por las calles de las ciudades es testigo de mil y un hechos que no interesa, en realidad, a los medios de información. Hechos banales pero que contienen todo un mundo de acción imprevisible.
Una de las cosas que siempre me han fascinado, por la estética que por otra cosa, es ver a los cientos de mendigos, que pululan por todas las calles de todas las ciudades del mundo, viviendo su vida de una manera tan miserable.
Muchas veces, menos de las que quisiera, les he ofrecido dinero, comida, tabaco, etc. A cualquier mendigo que me encuentro por la calle ocasionalmente y dispongo, en ese momento, de sobras con las que ofrecérsela. A fin de cuentas uno no es rico como para acoger a todos los mendigos sueltos y mantenerlos.



En realidad, la mayoría los mendigos son gente inofensiva, que no se mete con nadie si no lo molestan y vagan por ahí desconociendo a todo el mundo. En mi ciudad, “tengo” un mendigo fijo, que siempre anda por la Gran Vía con la camiseta subida en la cabeza, sin afeitar y con las uñas más negras que el diablo, si es que éste las tiene negras. Suelo ofrecerle tres o cuatro cigarrillos, alguna vez le ofrecí comida y la tiró despechado al suelo. Desde entonces no le ofrezco más que cigarrillos.
Hubo un momento, mientras tomaba el té moruno al que soy muy aficionado, en que se acercó con la mano extendida… tan extendida que metió los dedos adornados con negrísimas uñas en el vaso del té. Cabreado, más o menos, le echo una bronca que lo asusta y se larga murmurando entre los pocos dientes que tiene. Luego me río del lance ¿qué podía hacer?
Ahora bien, me extraña muchísimo la noticia de que un mendigo afronta un año y medio de cárcel por robar una barra de pan de esas de a cuarto y cuyo precio real no suele subir los 30 céntimos de euro.
Según las declaraciones de la dependienta de la Panadería “El Pan” de Badalona, un mendigo entró en el establecimiento y agarró una barra de pan, al darse cuenta ella de que se la quitaba, agarró la otra punta del mismo y forcejeó tanto con el mendigo que, según ella, le agarró por el cuello y siguió tirando del pan hasta que éste se partió por la mitad y se lo llevó corriendo.
Vamos a ver, si no se trata de un pan más duro que la mollera de quién acusa de este robo, es totalmente imposible que el pan NO SE PARTIERA INMEDIATAMENTE si dos fuerzas opuestas tiran de él, aunque una de esas dos fuerzas sea más débil que la otra (imagino que la débil será la del mendigo, porque estaría muerto de hambre).
Lo de agarrar el cuello de la dependienta porque no conseguía quitarle el pan me parece una trola que no se la salta nadie. Así se constituyen las acusaciones.
¿Qué podía importarle a la dependienta de la panadería un panecillo que no hundiría el negocio? ¿Porqué asegura que la agarró por el cuello? ¡Válgame quien sea! ¿Por un panecillo?
Lo raro es que después, al llamar a los mossos d’esquadra, declarara que la agarró por las solapas… ¿cuello o solapas?
Lo risible de todo esto es que la dependienta no acudiera a juicio, pese a ser citada insistentemente, y la fiscal basó su acusación en la declaración, como testigos, de tres mossos d’esquadra, que ni siquiera estaban presentes cuando ocurrieron los hechos, que relataron lo que la dependienta les había comunicado.
Así se escribe la mayoría de las acusaciones que esta Justicia, ciega y sorda, se vale para condenar a quienes no pueden defenderse porque bastante tienen con defenderse viviendo cada día en un mundo tan hostil para ellos. Una mentira de cualquiera sirve para hundir la vida de uno que ya está bastante hundido. Además lo juzgan en rebeldía porque no tienen sus señas de residencia, ¿creen que los mendigos viven en domicilio fijo?... entonces son serían mendigos.
Para los pobres que no tienen atractivo mediático vale lo de juzgarlo en rebeldía, todo lo contrario de aquellos que sí tiene tirón mediático, caso de Juana Chaos, que insisten en citarlos aunque vivan en el Polo Norte y no lo juzgan en rebeldía. ¡¡Qué país!!

JEFES COJONUDOS

Anda revuelta la tropa internacional de presidentes y primeros ministros en las reuniones que llevan a cabo como yo las llevo en el Casinet o en la asociación. De hecho en la tertulia del Casinet hemos sacado a colación las actitudes del presidente USA y del primer ministro de Turquía como unas lógicas salidas a las situaciones actuales de la economía mundial y de la política.
En Davos (Suiza) ha saltado bastante cabreado el turco Erdogan en su debate con el judío Simón Peres en un alarde de ejecución sumaria de su cabreo.
No le conviene al presidente judío ganarse más enemigos de los que tiene. Su postura y su exposición de puntos de vista sobre Gaza, defensa exaltada de la invasión y consiguiente ataque israelí a la franja, no fue en realidad el motivo del encolerizado enfado de Erdogan sino el tiempo de intervenciones que le dieron a cada uno. Si al judío le conceden 23 minutos… ¿porqué al turco le conceden doce?
A más de que Simón Peres faltó totalmente a la etiqueta que normalmente prima en las diplomacias cuando de reuniones internacionales se trata, con su larga exposición de sus puntos de vistas que no encajan en la manera que un presidente tiene que hablar, exageró en su postura diciendo cosas incorrectas.



Precisamente por esa incorreción de Simón Peres, Erdogán tenía previsto soltarle un buen rapapolvo, pero el moderador le cortó varias veces su intervención avisándole que se le había acabado el tiempo cuando apenas llevaba diez minutos hablando. De ahí su monumental cabreo y su decisión de no volver nunca más a Davos.
Sin embargo, pese a lo cojonudo de su acción, quisiera recordarle de manera retórica que él, al menos su Gobierno, hace más o menos lo que hace Israel: destruir vidas humanas… ¿Qué no?, que se lo pregunten a los turcos y a los armenios, sin olvidarnos de Chipre.
Otro jefe de Estado que se salta las normas más prudentes de la forma de intervenir que han de tener es el nuevo presidente del EE.UU, Barak Hussein Obama.
La salida del presidente estadounidense marcando territorio a los sinvergüenzas de Wall Street es utópica y con ello da salida a una vía para que personajes que viven por y para la banca sienten sus blanquísimas posaderas donde corresponde.
La cojonuda salida de Obama tendrá consecuencias estilo Kennedy, eso seguro, porque atacar a unos de los poderes fácticos americanos de esa manera conlleva esas consecuencias previsibles.
Que declare en su intervención que la crisis en el país vive un desastre continúo para las familias, americanas por supuesto, a causa de la recesión económica, que se contrajo un 3,8 %, le ha dado la oportunidad de ser el presidente de la peor caída en 26 años de la economía estadounidense. Barak Hussein Obama no tiene la culpa, desde luego.
Ese es el problema de tener una clase media que se construyó sobre la base de unos sindicatos fuertes que fueron cercenándose durante el mandato de Bush. Ahora le toca a Obama fortalecer los derechos sindicales de los trabajadores para enfrentar a la crisis con ayudas a la clase media. Todo lo contrario de su antecesor en el cargo, George Wallace Bush, que sacó dinero del Tesoro estadounidense para engrosar los bolsillos de los financieros. De ahí lo de sinvergüenzas.
Entre tanto el chuiquito Castro se reúne con su homólogo ruso en un intento de rememorar situaciones dadas en el pasado soviético de ambos…
¿Aquí? ¿Aquí en España?, como no sea que sigamos el espectáculo mediático de los supuestos espías peperos… no veo dónde sacar gente cojonuda que salte a la palestra. Protagonismos no, por favor. Mirar hacía arriba, a ver si cae un meteorito, como aconseja el ínclito Rajoy a los suyos para que todos miremos en esa dirección y les den tiempo a esconder sus trapos sucios. Como cualquier mago de esos que circulan por los escenarios españoles.
En fin, que la reunión del Casinet sigue más viva que nunca pero yo me largo porque estoy muy, pero muy cansado.

EDUCAR A TODOS

En la habitual reunión del Casinet se ha hablado largo rato de la Educación para la Ciudadanía y las consecuencias de la decisión del Tribunal Supremo que la refrenda rotundamente.
Algún que otro “abuelo” refunfuña sarcásticamente y asegura que su hijo seguirá adelante con la objeción de conciencia para que su nieto no asuma esa asignatura, o sea que asegura rotundamente que su hijo cumple la ley de la misma manera que la cumple los Gobiernos
Al ser preguntado el porqué dice eso, contesta con dos preguntas: ¿acaso ponen la bandera española en los ayuntamientos de algunas comunidades?, ¿acaso en Catalunya hay libertad de enseñanza bilingüe?...
Puede que el “abuelo”, afiliado al partido “Ciutadans pel Canvi”, tenga razón en algunos puntos, pero lo que hablamos no tiene nada que ver con las banderas, sino con una decisión del Supremo que, a no más tardar, será complementada por el Constitucional si es que los peperos insisten en presentar recurso.
Hay que educar a esa gente intransigente sobre la democracia, hay que insistir en que esta palabra representa la auténtica libertad del ser humano.
Hay que educar a esos representantes de un arcaico régimen ya fenecido hace muchísimos años e insistirles que la democracia significa la aprobación por la mayoría de los representantes elegidos por el pueblo de cualquier decisión que afecte a todos, estén o no de acuerdo con esa decisión.
La Educación para la Ciudadanía es completamente viable y que no está reñida, en ningún caso, con la educación y formación que los padres deben impartir.
Resultado: el 88% de los tertulianos aprueban la implantación de esta asignatura. Del resto sólo un 7% se opone, los restantes no dicen ni pío, o sea que se abstienen.
También es necesario educar a las empresas de suministros, como eléctricas y de agua, para que ofrezcan convenciones educativas a sus comerciales y que estos se comporten como es debido.
Me explico. Mi vecino se ha cabreado lo suyo porque mientras estaba trabajando, dos individuos se presentaron en su casa, estaba su mujer, y se llevaron el contador de la luz sin previo aviso.
Llamó a la compañía eléctrica, Fecsa-Endesa, para que le informara de esa anomalía increíble, pues estaba al corriente de pago de los correspondientes recibos de suministro.
Le respondieron que él había pedido el cambio de compañía y que se había dado de baja en el servicio de la empresa. Ciertamente él jamás se había dado de baja, ni siquiera sabe como funciona la cosa… después de innumerables quejas pudo por fin volver a tener el contador de la luz en casa.y con ello el suministro. Le aseguraron, en la compañía eléctrica, que todo se debía a un malentendido de un comercial… ¡jo!, menudo malentendido.
Por cierto, en mi casa se han presentado varias veces tipos bien vestidos, con una cartera bajo el brazo y un soporte de documentos en las manos con el bolígrafo preparado y apuntando claramente hacía ciertos apartados. Después de dar los buenos días solicitan la factura de la luz. Al preguntarle quiénes son y para qué quieren la factura, me contestan que sólo cumplen órdenes de la compañía y me dicen que simplemente he de firmar el documento que me presentan después de haberles dejado la última factura…, ignoro si esto esta incluido en la Educación para la Ciudadanía pero lo cierto es que los iba mandando a freír espárragos cada vez que me hacía ese juego tonto.
Eso ya no es un problema de educación, es un problema de acoso y derribo, perfectamente denunciable ante los juzgados de guardia.
Cambiemos. Cabe destacar un hecho que suele ocurrir con determinada frecuencia: una chica de dieciséis años está desesperada porque tiene el bombo sin ella quererlo. Su amigo del Instituto, sin el koko, le ha metido una paletada de microscópicos seres y uno de estos seres se ha introducido de lleno en la bolita esa de la chica. No sabe qué hacer, no quiere seguir con el bombo hinchándose cada mes. Esa responsabilidad, la de llevar un bombo y el resultado final, la está destrozando y apartando de las falsas e hipócritas convenciones sociales. Sus padres son objetores de conciencia sobre la Educación para la Ciudadanía y encima la amenazan, insultan y tratan de echarla de casa…

TRIBULACIONES DE UN CIUDADANO EN BARCELONA

Saco la moto para acudir al trabajo, al cabo de un kilómetro rodando decido regresar y meterla en el garaje. El tiempo frío me aconseja dejarla por hoy. Tampoco quiero coger el coche.
Tras dejar la moto bien asegurada en mi propio garaje, marcho a la cercana parada del autobús para cogerlo. Normalmente sale a los 15 y 45 minutos de cada hora (a los 5 y 35 en las primeras horas de la mañana), pero hoy ha parado en la parada a los menos 5 minutos. Diez minutos de retraso, más la media hora que perdí con la moto.
El autobús (en realidad es un autocar) recorre la distancia de 30 kilómetros que separa mi casa de la ronda Universidad en poco menos de una hora (normalmente el recorrido lo hace en 35 minutos en las primeras salidas) y luego me doy un paseo de poco más o menos 600 metros hasta la boca del metro de Universidad, de la Línea 1, recorrido que aprovecho para gastar un poco de mi peculio fumando un cigarrillo cuyo humo se evapora hacía arriba.
Hablando de humos, mientras viajaba en el autocar pude ver cómo las chimeneas de la eléctrica, en el Besós, soltaba un tremendo bufido cargado con espeso humo que parecía bastar para cubrir todo el cielo de Barcelona. De hecho el espacio aéreo estaba cubierto, no sólo en Barcelona sino en casi toda el área metropolitana.
Entro en el metro y en el andén me encuentro con un tío, de andrajosa vestimenta pero de buena calidad, que anda a trompicones con una lata de cerveza en una mano y un cigarrillo encendido en la otra. Cerca de allí dos guardas vigilantes acompañados por un feísimo perro se dan el palique pasando de infracciones.
Cumplo mis deberes laborales lo mejor que puedo, lo que ya es decir.
Salgo de nuevo a la calle, entro en la estación de Plaça de Sants de la Línea 5 y bajo en la segunda siguiente, Entença. Para mi sorpresa el tío que me encontré en Universidad está ahora merodeando por el vestíbulo de Entença. Con la misma lata, u otra, de cerveza en la mano izquierda.



Como mi trabajo me lleva a permanecer en esta estación de Metro, puedo observar cómo el tío de la lata de cerveza se colaba en los andenes a través del paso de salida pulsando una palanca que abría las puertas. No le digo nada porque ese no es mi trabajo pero la sorpresa no acaba ahí, pues una señora de buen ver, bien vestida y con andar elegante se cuela igualmente pero esta vez agachándose todo el cuerpo para pasar por debajo de los controladores rodantes reservados para los minusválidos. Se ve que la vestidura no hace al sinvergüenza.
Entro de nuevo en el andén dirección Horta, y en las escaleras de acceso al mismo me vuelvo a encontrar al tío andrajoso, pero cuya vestimenta es de buena calidad, fumando a todo carrillo y sentado en el primer escalón de la escalera. Le aviso de que no se puede fumar en el Metro y le pregunto si le pasa algo. Va el tío y trata de soltarme un rollo fenomenal sobre que lo han echado de la empresa, que su mujer le ha puesto unos cuernos más grandes que el de los ciervos y encima el juez lo ha mandado a la calle cuando fue a solicitar la separación o divorcio. Además le ha caído con que tiene que satisfacer una pensión a su exmujer y por extensión al amante de ésta y al perro que el amante ha traído consigo a su casa, la casa del tío andrajoso que tiene que seguir abonando los vencimientos de la hipoteca porque solamente está a su nombre…
Entre tanto el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, llora a moco tendido porque los fabricantes de coches no quieren hacerle el juego de exponer sus coches en el Salón del Automóvil.
Me solidarizo con el pobre tío andrajoso pero de ropa de buena calidad y, pese al pestazo que suelta a cada rebufo, le acompaño en el sentimiento ofreciéndole una cajetilla de cigarrillos Pall Mall. Se me queda como viendo visiones y agradeciéndome el gesto se larga hacía la salida de la estación. Menos mal. En su estado temía que se arrojara a las vías del Metro.
En el andén dí aviso al vigilante jurado -con porra, relucientes esposas de acero y demás herramientas de su trabajo- para que vigile una posible trastada. El vigilante solo da unos pasos hacía la escalera y vuelve como vino: con aire fresco y chulo, importándole un pimiento lo que ocurra en las instalaciones para las que fue contratado.

INTERMITENTES

En todas partes, en cualquier rincón de nuestro país, hay zoquetes –por no emplear palabras de mayor envergadura calificatoria- que cogen el volante del coche como si fueran canicas de sus juegos infantiles.
Mucho cabreo producen esos conductores que se pasan limpiamente las más pequeñas normas de comportamiento en el tráfico rodado, por no escribir de las normas de circulación que se saltan cada dos por tres.
Todos los vehículos, de cualquier composición y tamaño, de nuestra era disponen de unas lucecitas que se encienden intermitentemente cuando el conductor pulsa determinada barrita y que están situadas en los extremos de las delanteras y traseras de los vehículos, en algunos la tiene colocadas también en los lados, especialmente los de larga longitud.
No están ahí para cuando al conductor se le ocurra poner música y utilizarlas como las de la discoteca, ni para embellecer la carrocería del vehículo.
Su simple función es la de advertir a los demás que va a comenzar a efectuar una maniobra, la que sea, que rompe la armonía del tráfico.
Pues, ni eso. Muchos conductores no utilizan la barrita de los intermitentes ni para aparcar y creen que los que vienen detrás adivinan su futura maniobra.
En las autopistas muchos de esos conductores zoquetes cambian de carril para adelantar al que tiene delante sin avisar con los intermitentes justamente cuando se le va acercando peligrosamente el que corre más. Como resultado: frenazos que dejan marcada la calzada como negros latigazos de un castigo inmerecido; topetazos de mayor o menor gravedad que producen heridos y hasta muertos, dejando el coche dispuesto para el desguace…



Muchas veces, a lo largo de mis desplazamientos diarios al lugar de trabajo, he sido testigo de accidentes por culpa de esas maniobras sorpresivas. Personalmente nunca me ha pasado nada hasta ahora y eso que muchas veces me he encontrado en esa situación de ver que un vehículo que rodaba lentamente por mi derecha cambia de carril y se pone delante de mi coche con el consiguiente susto y pisada veloz al pedal de freno.
Llevo de un tiempo a ésta parte, que no superan los tres años, que muchos conductores tienen parálisis en las manos cuando cambian de dirección o cuando van a apacar. No se molestan para nada en advertir a los que viene detrás de sus maniobras… ¿no enseñan ahora en las autoescuelas el manejo de la barrita de intermitentes? ¿Será cosa de la Educación para la ciudadanía?
Por cierto que el Supremo ha avalado la Educación para la Ciudadanía, así que los protestotes… a callar.
Bueno, cambiemos de tema aunque el título del artículo sea fijo.
¿No serán intermitentes los cabreos de los peperos? Con el espectáculo montado ahora con esa puesta en escena de espías, guerra fría interna, emboscadas, seguimientos… no sé a dónde quieren ir a parar estos peperos.
Los que dicen que la dirección del PP va a por Esperanza Aguirre… creo que son de esos que no usan la barra de los intermitentes para nada. Sobre todo la propia Esperanza Aguirre que con éste paso ve rotas sus esperanzas de poner el intermitente de la izquierda y adelantar a todos para auparse en la presidencia del partido, secreto a voces.
Lo dantesco del caso es que la propia presidenta de la Comunidad de Madrid juró y perjuró que no existían tales espionajes, en declaraciones de dias anteriores al de hoy, precisamente hoy y ahora declara intempestivamente que esos casos de espionajes y sus dossieres los conocían tanto ella como el propio Mariano Rajoy desde hace tres años… mentiras tras mentiras no para de soltar los peperos.
El papel de víctima no le va a la Aguirre, su trola es tan patente como las estrellas de su Comunidad. Se ve que la desinformación es una de las herramientas del anterior régimen que sigue vigente con los peperos. Mal asunto.

jueves, 9 de julio de 2009

LA INMIGRACIÓN

Ceuta, 09/07/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Los españoles de segunda generación después de la guerra civil, hemos llegado a un estado de bienestar conseguido tras un largo batallar en el campo laboral (y otros campos), con humillaciones, penas, sinsabores y ¿cómo no? alegrías.

Este largo camino recorrido, y que ha consumido gran parte de nuestra vida, deja un país pujante que cuenta en el mundo dejando atrás años de oscurantismo y penalidades que la tercera y la cuarta generación no conocen. Hemos creado, con nuestro esfuerzo, un país rico y con un bienestar que ya lo quisiera para sí otros muchos países.



Por ello estamos pagando, ahora, un precio que lo está retornando poco a poco a épocas remotas y ya olvidadas a causa del desbarajuste generacional y la inmigración descontrolada que nos está invadiendo a la chita callando.

No entendemos la permisividad a que se ha llegado en materia de inmigración y las consecuencias que conlleva la misma con su problemática como música de fondo de toda una cacofonía escandalosa.

Las noticias de los medios de comunicación referidas a incidencias, sucesos, manifestaciones, exigencias, etc. de buena parte de los inmigrantes no me dejan más remedio que poner el grito en el cielo y reclamar una mayor atención generalizada sobre éste problema que amenaza con ser el primer signo de preocupación de todos los españoles, si no lo es ya.

No digo que vayamos a medir con el mismo rasero a todos los inmigrantes, pero hay una parte muy importante de éstos que sí merecen especial atención y con ello erradicar el enorme dilema que traen consigo. Las oleadas de cayucos, pateras y algún que otro barco que entran por el sur; los autocares, coches, furgonetas y trenes repletos de europeos del este que lo hacen por el norte; los sudamericanos pseudos-turistas que aterrizan en el centro; ciudadanos asiáticos que aparecen por las calles de la ciudad sin que nadie se de cuenta de cómo han venido… están convirtiendo el país en una inmensa Torre de Babel aderezada con trazas de Sodoma y Gomorra. Sin que esto signifique menosprecio a otras consideraciones.

Ciudadanos musulmanes, que no todos, traen consigo el bagaje de su cultura religiosa y con ello sus normas, atípicas para occidente, de convivencia social entre las que se incluyen el total desprecio por el sexo opuesto con violencia incluida (léase las innumerables noticias de los medios de comunicación al efecto, de las que destaca lo último ocurrido a unas alumnas de un colegio de una población catalana), su nulo respeto a las normas y leyes del país que los acoge (para ellos solo vale su Corán) con exigencias de derechos, que ha veces ni los propios españoles consiguen, raya ya en la línea roja imaginariamente marcada como salto de alarmas.

Ciudadanos del este de Europa, que no todos, que se asientan impunemente en cualquier rincón que les apetecen y cometen toda clase de fechorías, dignas de los años 20, con asaltos a viviendas, secuestros, atracos a bancos y a personas llevando la desgracia a muchas familias. Esta clase de ciudadanos es particularmente peligrosa porque vienen, la mayoría, de un sistema político especialmente cruel y duro en el que las vidas humanas tienen menos valor que un pepino marchito. Los más peligrosos son los que han tenido formación militar en el ex ejército soviético y conllevan sus tácticas de guerra para desvalijarnos sistemáticamente y llenarnos de prostíbulos que son a la vez sedes de espías que les informan de las posibilidades de atracar a tal o cual cliente pudiente, además de desparramar a sus supuestos indigentes con niños por las calles céntricas de las ciudades.

Ciudadanos sudamericanos, que no todos, que traen consigo la amargura de las drogas y de las bandas juveniles y no tan juveniles estableciéndose en el país con empresas financieras usureras y prostíbulos encubiertos que llenan nuestro país de dinero falso y tarjetas de crédito más falsas aún, sin contar el cuento de nunca acabar del blanqueo de dinero proveniente de sus manejos ilegales.

Ciudadanos asiáticos chinos y coreanos, que no todos, que se apropian de todos los comercios que encuentran a su paso invadiéndonos de restaurantes y tiendas de chucherías, en la mayor parte inservibles, y otros artículos a precios módicos que arruinan a los comerciantes y empresas locales sin que sepamos a ciencia cierta de dónde sacan el dinero para conseguirlo si no es a través de las tristemente famosas tríadas, con la seria amenaza que esto supone para sus vidas en caso de no cumplir sus obligaciones ilegales. Exigencias ilegales como son las de estar obligados a comprar siempre entre ellos, a convivir hacinados en pisos cuya renta invierten en su mundo y trabajar horas y horas fuera de todo contexto laboral explícito sin que coticen a la Seguridad Social ni paguen los impuestos correspondientes.

Ciudadanos asiáticos hindúes, iraníes, iraquíes, pakistaníes, que no todos, que entran sigilosamente en nuestro país y que sigilosamente montan restaurantes y tiendas de comestibles sin las más mínimas medidas de sanidad y que, de hecho, invaden el litoral mediterráneo con mayor influencia de turistas acaparando los restaurantes y bares, tiendas de “souvenirs” y demás comercios dando una configuración de país exótico ajena a nuestra folklórica fama de vinos y toros. De momento ésta clase de ciudadanos no molesta, en general.

Como tampoco molestan los africanos llamados subsaharianos que copan nuestros campos y se contentan con estar aquí, pero que siguen llegando en “tsunamis” de cayucos y pateras que ya están convirtiendo su periplo en una invasión de color café en busca de una oportunidad, que muchos de ellos no la encuentran, para que sus descendientes sean del color café con leche como menos, aprovechando que aunque no son metrosexuales tengan un metro sexual.

¿Por qué no se utiliza al ejército en el control de fronteras de manera efectiva? El espacio comunitario europeo puede impedir la entrada de inmigrantes ilegales de manera expeditiva y a la vez tener controladas las fronteras exteriores del mismo con efecto real y positivo. El trabajo de nuestras Fuerzas de Seguridad del Estado es arduo pero no suficiente. Muchos efectivos están destinados a lugares que no necesitan tanta protección y pese a todo, aunque se sumen a una campaña contra la inmigración ilegal, tampoco serían suficientes.

Existen caminos efectivos que pueden encauzar la inmigración ilegal de manera que puedan ser devueltos a sus respectivos países sin tanto papeleo ni enrollamientos humanitarios. Nosotros no podemos ni debemos ser hermanitas de la caridad y tenemos que escoger una decisión definitiva para resolver este acuciante problema empezando por la identificación de todos y cada uno de los inmigrantes que pisen nuestro suelo. A los españoles nos tienen controlados, el Estado, mediante los DNI (más aún con el nuevo que trae incluido un chip) y, sobre todo, Hacienda. El Estado sabe de nosotros más que nosotros mismos…, ¿porqué no lo aplican a los inmigrantes ilegales? Creo que sería la única manera de tenerlos controlados y saber en todo momento sus movimientos dentro de nuestro país hasta el momento en que sean expulsados. Con entregarles una identificación (tarjeta de transeúnte) en la que conste su residencia habitual ya tendríamos un respiro…, eso de soltarlos sin más por imperativo legal y que anden a trancas y barrancas por nuestro territorio no hará más que avivar el sentido de la supervivencia a toda costa y sin poder atajar el tremendo y creciente “tsunami” de delitos, graves muchos de ellos, que se nos viene encima.

Los españoles agradeceremos de veras que el Estado tome medidas urgentes sobre éste enorme problema y que baje, si no es mucho pedir que desaparezca, de la cabecera del ranking de preocupaciones que nos afectan.

lunes, 2 de marzo de 2009

PARADOS

Recorro las estaciones del Metro de Barcelona, solamente la L-5, para comprobar el dimensionado de las mismas en una especie de auditoría sobre proyectos de modernización que una empresa ajena al ayuntamiento barcelonés efectúa. Ya me queda poco para volver a la senda del jubilado parcial.
Es un trabajo tranquilo, sin agobios y muy interesante en cuanto a la apreciación de la vida urbana subterránea.
Los túneles y estaciones del Metro, con sus correspondencias, significan una auténtica ciudad bajo la superficie. Dispone de todo lo que uno encuentra por las calles barcelonesas: desde tiendas y bares hasta talleres de reparación de vehículos.
He observado que en muchas estaciones “reside” un montón de gente, mayoritariamente hombres, que yacen sentados en los numerosos bancos de cada estación y absortos en sus problemas sin que les moleste el vaivén de los pasajeros, el ruido de la cacofonía y de los trenes, ni siquiera cuando las corrientes de aire subterráneo les despeina.

Algunos me dicen que son parados y que no hacen más que matar el tiempo, a la vez que se interesan por lo que estoy haciendo. Son muchos.
De todos, hay uno que está muy desesperado pero que sin embargo no lo aparenta. Ese, por lo que se ve, ha tomado la vida con filosofía oriental y pasa de todas las convenciones sociales y de convivencia haciendo oídos sordos a todas las advertencias e indicaciones sobre seguridad que se le hacen.
Esa persona, en concreto, hace casi toda su vida en una de las estaciones del Metro. Eso no tiene mucha redundancia mediática, miles lo hacen al menos en horarios de funcionamiento de las líneas, y ello lleva a que se ponga en plan doméstico… y fumando en lugares prohibidos expresamente.
De hecho, en toda la red del Metro de Barcelona está terminantemente prohibido fumar, yo que soy empedernido fumador me veo obligado a salir a la superficie, no solamente porque moleste el humo sino simplemente por medidas de seguridad extrema. Figúrense Vds. que hay un escape de algún fluido inflamable y uno enciende el mechero… ¡bum! Incendio a la vista y muy difícil de apagar por la tupida red de túneles y conductos perfectamente ventilados con corrientes de aire que en vez de apagar las llamas las propaga con relativa rapidez.
En todo el subterráneo existen materiales altamente inflamables, cables y demás.
También se puede observar que en casi todas las estaciones se cuelan la gente sin pagar, mayoritariamente sudamericanos, saltando por encima de los torniquetes, en las estaciones todavía sin modernizar su línea de peaje; pasando detrás de otro pasajero cuando se abren las puertas de acceso de las estaciones modernizadas; colándose por debajo de la barra en las entradas para minusválidos; entrando por las dobles puertas de salida cuando un pasajero sale y con ello permite que la segunda compuerta se libere. A pesar de que, si son sorprendidos sin billete, la muta es de 30 euros, además de la correspondiente denuncia en comisaría, cuando el billete cuesta poco más de un euro.
Como no es mi trabajo el vigilar a los pasajeros no puedo dirigirme a esos y esas caraduras sinvergüenzas que dañan a los demás pasajeros que sí pagan.
Lo que me extraña aún, pese a mis largos años en la empresa, es que disponiendo el Metro de vigilantes jurados, algunos con enormes y feísimos perros, no hagan absolutamente nada sobre el asunto. Parecen que están ahí como objetos decorativos.
Lo de los vigilantes es debido a que muchas estaciones están totalmente automatizadas y no disponen de taquillas. En cada estación existe una cabina del jefe de la misma… pero cualquiera le dice que vigile la colación de gente, suele contestar que no es su trabajo y que no quiere que un día le claven un navajazo. Sus razones tendrá porque no aún ignoro cuál es el trabajo del Jefe de Estación si sólo es su propio jefe.

SABIA DECISIÓN

Estamos de nuevo con el sol, brillante y luminoso, encima de nuestras cabezas tras pasar unos largos días muy parecidos a los que pasan los lapones y con un tiempo más parecido al que corre por las islas caribeñas que por estas latitudes.
Sol que desde muy temprano entra de lleno en casa y me deslumbra totalmente al intentar escribir éste artículo. Como no puedo mover la herramienta de trabajo, muevo la persiana aunque reste calor en el entorno. La ubicación de mi casa en el concepto paisajístico de la gran ciudad es formidable: sus tres fachadas reciben de pleno el sol en cada hora correspondiente, obvio cuando el día no amanezca nublado.
En fin, una simple nota de la cotidiana vida de uno con la que inicio este artículo que tratará sobre urbanismo dentro de las pautas a las que alcanzo con dificultades porque no soy tan erudito como quisiera.
Todo el mundo sabe que la institución fundamental del urbanismo en España, como en el resto de países, es la ciudad.
La utilización de las herramientas de urbanismo por instituciones oficiales y/o personas carece normalmente de un criterio homogéneo y unificador para definir la ciudad y puede clasificarse en cualitativo o cuantitativo.
A pesar de que los especuladores juegan fuerte en este aspecto del urbanismo, el cuantitativo (permite medir y comparar espacios), todos debemos insistir en que prime el aspecto cualitativo por su condición fisonómica y morfológica, cosa que no ocurre a menudo.
Así y todo, las competencias sobre urbanismo, aunque sea la ciudad el primer fundamento del mismo, ha de ser regida por entes superiores que controlen el ejercicio de manera uniforme y adecuada a las condiciones imperantes en los respectivos territorios.
En el caso de nuestro país, al existir gobiernos de comunidades autónomas, el gobierno central está plenamente condicionado a delegar esa competencia en ellos, toda vez que resultaría imposible controlar todo el territorio peninsular e insular por un solo ente sin que surjan desavenencias o situaciones abusivas.
Ahora bien, para asumir estas competencias, las instituciones deben saber que dominan un instrumento que abarca todo su territorio, con sus ciudades, pueblos y aldeas para que la cosa no se desmadre, escribiendo en sentido llano.
La decisión de las autoridades de nuestra ciudad, de no asumir las competencias de urbanismo, es una decisión sabia y necesaria que obligará al Gobierno de la Nación a estar más pendiente de ella en la dinámica urbana.
Todo lo contrario de Melilla, que al insistir en querer las competencias sobre urbanismo, destapa la olla de la desconfianza hacia los políticos que la gobiernan sin obviar que, en el hipotético caso de que el Estado cediera las competencias, tendrían que subsistir con sus propios medios financieros y, además, crear un impuesto especial (IVA, o de lujo) porque tendría que aportar a las arcas estatales la parte correspondiente de los mismos y ello llevaría irremediablemente al fraude, si no a la bancarrota ciudadana.

Disponer de las competencias de urbanismo está bien cuando se trata de gobernar sobre un mínimo de cincuenta poblaciones, que mueve mucho, pero no encaja en el concepto de ciudad solitaria porque entonces el desmadre sería demasiado complejo y oneroso para la propia ciudad.
Bueno, doctores hay en el país que expondrían, mucho mejor que uno, los complejos sistemas que arropan las competencias de urbanismo, pero con algo he de llenar esta ventana ¿no?
En fin, poco me queda ya en mi etapa de empleado parcial cumplidor del turno de 2009 y quitarme de encima las complejidades de la arquitectura, con sus dimensiones y demás, para dedicarme de lleno a no hacer nada el resto del año. Bueno, es un decir, hacer, algo haré para no pasarla canutas con la crisis porque el poder adquisitivo de uno está por los suelos.

viernes, 20 de febrero de 2009

DIJOUS LARDER

Mataró, 20/02/2009
Publicado en "El Pueblo de Ceuta"

Un año más me doy una vuelta por el colegio de mi hijo pequeño para participar en el “Dijous larder”, costumbre en Catalunya cuando comienzan las carnestolendas, o séase el Carnaval.
El patio del CEIP Camí del Mig de Mataró, donde acude mi hijo para aprender a caminar por la selva urbana, anda lleno hasta los topes. Muchos papás y mamás han venido a ver a sus hijos divertirse con los disfraces y en espera del rey Carnestoltes.
Aunque Catalunya no es Brasil, ni la sardana se baila igual que la samba, también tiene su Carnaval como el demonio manda. Hoy, sábado, comienza el plato fuerte del desenfreno y de la libertad cercana al libertinaje de unos días antes de que la viejísima Cuaresma convoque a sus devotos para que hagan un retiro piadoso durante los cuarenta días que dura, la Cuaresma que no el Carnaval.
Por la ciudad comienzan a circular rúas carnavalescas, se celebran concursos de disfraces en Centros Cívicos y bibliotecas; el rey Carnestoltes suelta su satírico pregón después de un rancho carnavalesco amenizado por la rumba que suena a todas horas.
Hay que destacar el énfasis que dan los participantes con sus disfraces a las disfunciones de nuestra sociedad económica y política, centrados especialmente en la inmobiliaria y la financiación.
Entretanto, en la política nacional salta un resorte guardado en los baúles de la Justicia. No escribiré sobre la huelga de los jueces porque no tiene bastante influencia mediática como no sea para dar varapalos. Me refiero al archivo de las diligencias que estaban abiertas contra el ex alcalde de Alicante, Tardà, por gritar “¡Muera el Borbón!... ya estarán los Borbones un poquito cabreados ¿no?, mientras yo me tomo mi bourbon favorito sin hielo. Lo raro era que la acusación intentara seguir con el tema por que suponìan que la exclamación del ex alcalde era una intención de perpetrar un magnicidio. ¡Jo!, como estamos en carnaval, para magnicidios estamos.



Por otro lado, la intransigencia del PP llega lejos, ahora amenaza al juez Garzón con denunciarlo si no se inhibe antes del lunes… entonces, con esa postura ¿están dando a entender que todos los peperos son corruptos?
Mal responsable de Justicia tiene el PP, es un irresponsable al afirmar lo que afirma sobre la posible prevaricación del juez Garzón. Creo, es mi opinión, que el juez está plenamente capacitado paraseguir su investigación toda vez que afecta al territorio nacional y no a específicas comunidades. Se pasa de listo el del PP al asegurar que debe inhibirse a favor de la Justicia de la Comunidad de Madrid, donde mandan los peperos, y en la Comunidad Valenciana, donde también mandan los peperos.
Entender de cierta manera la Ley de Enjuiciamiento Criminal no es un punto a favor del responsable de Justicia del PP, si entiende lo que trata de exponer al público español como una regla que se ha de aceptar a ciegas. Lo que especifica el punto al que se refiere sobre la inhibición… ¿quién tiene potestad para declarar a un juez incompetente?
Según la Ley de Procedimiento Penal, hasta que no se haga cargo de los casos los respectivos tribunales, reconociéndose además competentes y asumiéndolos, el juez instructor de la A.N. está en la obligación de seguir las diligencias, de asegurarse las pruebas y de contactar con los testigos pertinentes. Por ello, el juez Garzón está actuando con profesionalidad y diligencia.
Ya vemos que la derecha resultona y fascistoide sigue asentada en los tiempos de Paco, acostumbrados a dominar todo y a todos y con las mismas pretensiones de crear riqueza “para ellos”. Encontrarse con uno que les sale rana dentro del Poder Judicial, poco falta parq que lo llenen de improperios como que es un desclasado, un Judas, un traidor a sus castas.
Lo que están haciendo se llama presionar a un juez para que no pueda seguir trabajando en una causa que los inculpan sin lugar a dudas, además que la inmensa mayoría de los ciudadanos no tienen mucha confianza en los tribunales autonómicos por la sensación que da cuanto más cerca estén de la causa, más fácil es manipularla.

martes, 27 de enero de 2009

DESAHUCIAR CON GANAS

Regresaba a casa, después de cumplir mis deberes laborales a plazos, cuando me encontré con un atasco fenomenal en el que la policía local me impedía avanzar o retroceder. Tuve que quedarme como espectador de las faenas que estaban haciendo los bomberos en sus intentos por apagar el incendio de una vivienda.
Acabo de entrar en la tertulia del Casinet bastante descorazonado. Un grupo de gente se ha colado en nuestra reunión y han comenzado a chillar su descalabro económico por culpa de la crisis, galopante crisis, del sector donde trabajan casi todos los que chillan.
Algunos se han encontrado con la hoja de oficio judicial prendida en la puerta de entrada de su respectivo domicilio, en la que le conmina a desahuciar su vivienda en un plazo determinado.
Lo siento por los que gritan, pero en la tertulia sólo acude un abogado, pero abogado criminalista, por lo que no puede hacer nada por ellos.
Muchos de ellos se han encontrado con que la empresa donde trabajaban cerró sus puertas justo cuando cogieron las vacaciones (tanto de verano como de Navidad) y se quedaron con cuatro palmos de narices y los bolsillos más vacíos que los estómagos de algunos niños africanos.



Los desahucios por el Impago de cuotas de la hipoteca o del alquiler se dispararon de manera alarmante, sólo en Barcelona hay 4.980 órdenes de desahucio, que nos hace pensar en dónde pararan todas esas familias que quedan sin techo.
Lo casi NO NORMAL es que los juzgados hayan ganado en rapidez para tramitar los casos de desahucio en relación con otros casos judiciales.
También resulta que los bancos han de quedarse con las viviendas desahuciadas, en los casos de hipotecas, y luego no saben qué hacer con ellas, dado que en las subastas judiciales no asiste casi nadie cuando antes asistían personas interesadas en invertir en un piso.
Formidable vuelta de tuerca que aprieta aún más a los ciudadanos… mientras el Gobierno regala 500 millones de euros a organizaciones contra el hambre… ¿no pueden echar una manita a esta gente desahuciada, que a fin de cuentas paga sus impuestos?
No conviene aplicar en la situación actual la política del avestruz, solución fácil para quienes desean mandar a tomar por culo a sus semejantes para que cuando le toque maldecirlos encima.
Estamos asistiendo a un drama que tiene connotaciones con los dramas de la guerra con el ejemplo, mal ejemplo de que la producción de alimentos se destina íntegramente a la tropa y a los ancianos, mujeres, niños y a los heridos que lo zurzan…
Estamos asistiendo a una cosa normal, que el dinero destinado a resolver problemas de la ciudadanía acabe en el bolsillo de un alto cargo, con lo que los desahucios proseguirán sin solución salomónica que beneficie a ambas partes, prestadores y deudores.
Si ahora las autoridades dan consejos a la ciudadanía para que se queden en casa a causa de los temporales de nieve y viento… ¿qué consejo les daría los que se quedan sin casa?
La ilusión de la España moderna y rica se está esfumando a ojos vista, el futuro incierto que se abre para nuestros jóvenes y no tan jóvenes, con proyectos esperanzados y soñadores se está transformando en un complicado y apasionante encaje de bolillos.
Entre tanto a los presos de Guantánamo los van a desahuciar, por decisión del negro de la Casa Blanca, y nuestro Gobierno no ha tardado nada en ofrecerles cobijo con techo, comida y pare Vd. De contar. ¡Qué país!
Ignoro si el incendio de la vivienda, que comenté al principio de éste artículo, es debido a la rabia de su inquilino desahuciado. Rabia que le ha llevado a prender fuego como desahogo de la misma. No me dieron la información porque no estaban seguros de las causas del incendio. El jefe de bomberos andaba tan ocupado en dar órdenes mientras hablaba con el cabo de la policía. Ambos fumaban sendos pitillos.

EL SEÑOR DE LOS VIENTOS

Eolo, Señor de los Vientos, abandonó este fin de semana su residencia en la isla flotante de Eolia, donde quedaron sus seis hijos y sus seis hijas al cuidado de su anciana madre, Deyopea, que los parió.
Eolo, Señor de los Vientos, ha decidido aprovecharse del poder que le confirió Zeus para controlar los vientos que tenía encadenados en su antro de Eolias que gobierna con absoluto dominio.
Eolo, Señor de los Vientos, como responsable del control de las tempestades ha hecho causa común con el Dios de los cristianos y, por extensión, de los judíos desplazándose hasta la península ibérica y liberando a algunos de sus prisioneros para que recorrieran desbocados distintas zonas de la piel de toro.
Eolo, encolerizado por recomendación de Jehová, ha indicado a sus vientos servidores que soplaran con fuerza sobre Barcelona, en respuesta a la soberbia de los miserables seres humanos que han osado negar la existencia del Sumo Hacedor mediante carteles publicitarios en autobuses.
Como siempre pasa en estos casos, cuatro niños inocentes pagaron con sus vidas la cólera de Dios sin que hubieran sido utilizados como escudos humanos ante la furia del vendaval desbocado.
Así es, más o menos, como se escribía la Biblia en tiempos remotos. Y como la escribo yo.



Bueno, éste fin de semana ha sido caótico. Empezó el viernes, cuando se me ocurrió usar la moto para acudir a mi cita con el Colegio de Periodistas de Catalunya. El viento, que comenzaba a soplar con fuerza, me transformaba en una especie de Messi motorizado. La de fintas, quiebros, dribles, arranques veloces que tuve que dar para sortear al esclavo de Eolo no tiene parangón a lo largo de mi vida. Llegué a mi cita más blanco que el papel que utilizo normalmente.
Al regreso parece que hubo una tregua, aparte de que el viento soplaba detrás, y pude llegar sano y salvo a mi casa.
El sábado acudí por la mañana a la Casa de Ceuta, esta vez en coche, para las reuniones que acostumbramos a realizar en la que tratamos de diversos asuntos, el mío es la prensa, y almorzar de manera exquisita y abundante.
Daba la casualidad que tenía que celebrar el cumpleaños de mi única nieta, el resto son nietos y muchos, y precisamente casi enfrente al local social de la Casa. Al salir de ésta última en compañía de Rafa Corral, el presidente, y de Julio Carmona, el secretario, pudimos ver los cuantiosos daños que el Señor de los Vientos provocó en la ciudad, sobre todo en los árboles, arrancándolos de cuajo como simples hierbas y arrojándolos a bastante distancia.
Cientos de motos danzando como peonzas tumbadas, miles de ramas bailando al son que le tocaba Bóreas, el dios de los vientos del norte, mientras su hermano Noto se reservaba sus fuerzas para el verano.
Ciudadanos que salían de sus casas para fotografiar el desastre desatado, hasta con sus móviles lo hacían, y con comentarios para todos los gustos en los que predominaba el “nunca lo había visto”, todo esto como colofón de una tremenda desgracia que mató a cuatro niños inocentes deportistas de béisbol. Una docena de chavales, del Club de Béisbol Santboià, de entre 9 y 11 años recibieron, junto con otros seis más, de lleno sobre sus cabecitas el impacto de la techumbre del pabellón deportivo. Aparte de estos niños también murieron en Catalunya otras tres personas.
Sant Boi, antes San Baudilio de Llobregat, es la población catalana meta de los primeros ceutíes que emigraron a Catalunya. Población en la que siguen teniendo su residencia cientos de ceutíes y sus familias creadas a lo largo de la existencia de cada uno de ellos y que ahora miran consternados el desastre que Eolo ha provocado.
Yoel, Xavi, Mario y Enric, los niños asesinados por los vientos, han centrado todas las miradas y gran parte de las lágrimas de los ciudadanos, que ven impotentes como Bóreas destroza vidas de manera gratuita.
Árboles centenarios arrancados, uralitas de tejados, toldos, palmeras, macetas, semáforos, vallas publicitarias (menos la que niega la existencia de Dios), etc. Acabaron en las calzadas destruyendo personas, coches y motos… y encima la grúa se llevó mi coche.