jueves, 14 de diciembre de 2006

MONTJUIC

Mataró, 14 de diciembre de 2006
Publicado en:
El Faro de Ceuta
Diario Sur
Qué!


Esta vez me despierto con una fuerte sensación cosquilleante de escalofríos por todo el cuerpo. Estoy en medio de un puentecillo flanqueado con cadenas de acero y con trazas de haber sido tendido hacia el Medioevo. Tal vez en tiempos fuera uno de esos puentes levadizos izados o bajados a voluntad de los moradores de la fortaleza. El foso que se extiende por debajo, bajo mis pies, no contiene el líquido elemento ineludible en toda estampa medieval que se precie. Está más seco que un bacalao finlandés. De hecho, esa es la impresión que ofrece.
Vuelvo mi mirada al frente hacia el gran portón, de madera y hierros que parecen las fauces de un enorme monstruo bostezando, de acceso al inmenso perímetro amurallado que rodea el gran castillo de planta rectangular, arquitectura única muy alejada de la moda tradicional de la construcción de castillos del medioevo. Me acerco lentamente a la entrada por en medio del puente cuando una mano enorme y enfundada en un guante blanco, con los cinco dedos abiertos, se planta delante de mi cara. Es el vigilante, cuyo uniforme azul marino no destaca precisamente sobre la oscuridad del fondo, que me pregunta a donde voy con una voz nasal saliendo por los altavoces de su enorme nariz que configura un pico de buitre. Aclaro mi postura de simple turista local que viene a recorrer la zona mejor dispuesta para una amplia vista aérea de la ciudad.
Estoy ahora en medio de la rampa de acceso, dejando atrás al portón y al guardia. La corta rampa está pavimentada con adoquines, que me recuerdan las calles de mi ciudad natal, y al final de la misma se bifurca en otras dos rampas abovedadas por sendos y oscuros túneles. Por un instante dudo sobre qué camino seguir, al fin decido subir por la izquierda, tal vez atraído por la visión de un trozo del espacio adornado con rutilantes puntitos de luz.
Cuando llego al final de la rampa tunelada una corriente de frío aire me golpea de manera siniestra. Encamino mis pasos por el pavimento adoquinado, pasando por las almenas que dan al gran puerto lleno de transatlánticos turísticos, y llego a donde quería llegar: a la puerta de entrada del recinto principal del conjunto monumental.



Me encuentro ante una puerta de dos hojas, amplia y en arco, flanqueada por dos garitas y dos cañones de tiempos de mi bisabuelo. Me llevo una desilusión al descubrir que está cerrada pese a que el cartel, situado a un lado del quicio, expone un horario que por lo visto no cumple. Cuando me giro para volver por donde he venido, una figura humana se interpone delante de mí en un fuerte contraste con el fondo iluminado de la ciudad. No descubro, de momento, sus facciones pero el contorno del perfil me da la identificación de que es un hombre de mediana estatura, algo grueso pero no mucho. Ahora puedo verlo mejor, al girar yo mismo y situarme a un costado de la extraña aparición. Me invita a seguirle y andamos un rato en dirección a las almenas que se extienden a todo lo largo de la fachada principal del castillo. Señala la ciudad que se extiende a nuestros pies, luego al castillo a nuestras espaldas y finalmente a la bandera de España que ondea en lo alto de la única estructura sobresaliente del rectangular recinto y con voz estentórea me exclama: ¡¡No se toca!!… me topé con Bono. ¿no te jode?

miércoles, 13 de diciembre de 2006

HOY ME HE DESPERTADO...

Mataró, 13 de diciembre de 2006
Publicado en:
El Faro de Ceuta
Diario Sur
Qué!



Hoy me he despertado bastante antes de la hora acostumbrada. No se que es lo que me ha despertado, aunque sospecho que tendrá algo que ver con el sueño que he tenido y que giraba alrededor de un rostro difuso, que se reía a mandíbula batiente rodeado de niños y niñas que giraban alrededor de la sombra que descendía desde ese rostro hasta más allá del suelo y que cubría una enorme pila de libros, que iban siendo apilados por unos revoltosos enanos.
Mientras me afeito me viene a la memoria, como olas empujadas hacia la orilla, escenas del momento onírico que transcurrió por las autopistas de mi inconsciencia. Algunas escenas del sueño giran en torno a una gran perola colocada encima de una fogata y en la que se cuecen miles de ramas, de un árbol que no identifico, mientras una horripilante anciana de amplia falda y sombrero picudo va removiendo lentamente con una larga pala, aupada en una pila de cajas de madera, del tipo de las que transportan frutas, y por cuyos huecos asoman trozos de hojas de blanco papel que van siendo sacados de la perola por otras ancianas más pequeñas mediante unas pinzas de madera y colocados en otras tantas cajas diseminadas por el oscuro cuarto caldeado.



Mi inconsciente se dirige a una bifurcación de las muchas en que se dividen las autopistas de las neuronas y mi vista tropieza, poco más allá de la inmensa hoguera, con un anciano viejísimo de larga cabellera nívea y poseedor de una fantástica y larga barba que le cubre parte de la brillante túnica de un gris azulado arropada por una amplia capa del mismo color aunque más oscura. Está sentado frente a una enorme pila de papel que llega hasta el cielo raso del enorme caserón con aspecto de loft. Con precisos movimientos de ambos brazos, como si espantara a un batallón de moscas, va haciendo girar las blancas hojas de papel de manera un tanto extraña por cuanto son las que están debajo de la enorme pila las primeras en salir, de una en una, y van llenándose de extraños caracteres uniéndose a las que anteriormente había salido y que flotaban en el aire de manera permanente e inmóvil. Van juntándose las hojas mientras salen, hasta dar la forma de un espléndido libro que en determinado momento sale disparado hacia la oscuridad de una de las alas del enorme caserón. Pierdo la cuenta del número de libros que van saliendo de esa altísima pila que nunca se acaba, mientras el viejo sigue imperturbable con sus movimientos de brazos y ahora con una perenne sonrisa en su barbudo rostro, momento en que la escena onírica comienza a disolverse en el confín de una autopista desconocida de mi inconsciente y en cuyo final vislumbro un rostro afeitado que resulta ser el mío reflejado en el espejo del lavabo.
Mientras me estoy tomando el café mi mente divaga sobre el significado de ese sueño. No logro más que volver a meterme en mi inconsciencia y reavivar el sueño interrumpido. Me encuentro ante la enorme puerta de acceso a una gigantesca y lúgubre mansión. Está abierta de par en par y miles de enanos forman una cadena con sus cortos brazos por la que van pasando libros y libros que son dirigidos al interior de unos vagones de tren parados frente a la mansión y que no había descubierto antes. Esos vagones oscuros y siniestros parecen preparados ex profeso para la carga que tragan. Estanterías idénticas a las de las bibliotecas de todo el mundo están alineadas frente a las abiertas puertas correderas de los mencionados vagones y que van desplazándose hacía el interior a medida de que van siendo llenadas por los libros colocados por el último enano de la fila, con una rapidez inaudita. Libros idénticos unos a otros cuyo título de portada no consigo vislumbrar dada la velocidad con que pasan ante mis ojos. A cada minuto van desplazándose los vagones llenos para dar paso a otros vacíos que se llenan con la misma diligencia que los precedentes, parados siempre en un punto exacto frente a la abierta puerta de la gran mansión.
Me sobresalta el pitido de la locomotora, que tiene la virtud de borrar la fantástica visión de mi mente y corro para apagar el despertador, que sigue sonando y que es el verdadero culpable de mi despertar onírico.
Estoy en el coche, camino de mi trabajo y enfilo la autopista de la costa. Mientras voy conduciendo, a sabiendas de que es contraproducente, las escenas oníricas vuelve a mi mente, como reavivadas interiormente por una fuerza desconocida. Me encuentro ahora en medio de la puerta principal de una enorme estación de ferrocarril de una indeterminada ciudad y que da a una amplia plaza urbana. La plaza se encuentra rodeada de siniestros edificios que dan la impresión de que están en ruinas y en cuyos bajos se abren, en todos y cada uno de ellos, sendas tiendas con las abiertas puertas por donde expulsan luminiscencias amarillas como exclamación de las velas que las alumbran. Me siento empujado por alguien y descubro que son los mismos enanos que habían cargado el tren. Ahora están distribuyendo toneladas de libros por todas partes y los dejan en las puertas de las tiendas que no son otra cosa que librerías, ¡librerías alrededor de toda la plaza!. Unos brazos cubiertos por negras mangas van arrastrando las pilas de libros hacia el interior de las mismas, mientras nuevas pilas se van formando en el quicio de las puertas. Un viejo aparece de repente delante de mí, viste un negro ropaje impreciso y porta una vara de madera de cuya punta descarga un fuerte fogonazo de roja luz que me sobresalta. Entro en la realidad a tiempo de frenar bruscamente por cuanto el coche que iba delante estaba parando y sus rojas luces traseras brillan ante mis pupilas.
Me encuentro ahora sentado en la mesa de mi despacho, enciendo el PC mientras leo las noticias de la prensa que me entregó el portero. Al rato descubro en una de las esquinas de la mesa un paquete primorosamente envuelto con una tarjeta de visita. Es de mi editor, me felicita por la última novela que ha tenido una espléndida tirada…, por lo que se ve sigo soñando.

martes, 5 de diciembre de 2006

SUEÑO DE NAVIDAD

Mataró, 24/12/2006
Publicado en:
El Faro de Ceuta
El Periódico de Catalunya
Diario Sur
Qué!


He acudido a un hipermercado cercano a la ciudad portando un plan estratégico destinado a cumplimentar mis obligaciones para con la familia y, de paso, completar el cupo de regalos destinados a los más pequeños y que les serán entregados en la Noche de Reyes. Es que soy tradicional.
De pronto noto que me ocurre una cosa extraña; mi vista se nubla por momentos y siento que me voy…, menos mal que es un mal trago que pasa en un minuto. Me he recuperado con sorprendente rapidez pero… ¡qué extraño! ¡No estoy en donde tenía que estar!. Me encuentro de pie, en una pequeña colina de un lugar y de un momento desconocido. Planea sobre mi cabeza un aire fresco pero no frío, pese a que momentos atrás estaba con la bufanda liada a la cabeza y luchando contra el viento helado de la tramontana. Ahora me sofoca y me la quito guardándola en el bolsillo. Ignoro donde estoy.
Aún desconcertado, vislumbro a lo lejos las casas avanzadas de lo que parece ser un pueblo. Tiene que ser un pueblo por cuanto el sistema urbano así lo representa. Me acerco, con el desconcierto cubriéndome por completo, caminando sobre una vereda alfombrada de piedrecillas y que la distingue del resto del terreno, de arcilla árida y seca. La vereda se encuentra flanqueada por suaves colinas pobladas por escuálidos olivares diseminados sin ningún orden ni concierto.
Durante mi camino me he cruzado con personas que visten de manera tan estrafalaria que parecen pordioseros. Pasan por mi lado, entre presurosos y preocupados dándome la impresión de que parece que no me ven. Me miro a mí mismo, estoy vestido con mi gabán de siempre y debajo de él mi traje con la camisa y la corbata perfectamente compenetradas. Vuelvo a mirar a los demás transeúntes de esa vereda; van vestidos de manera que me recuerdan a las figuritas de un pesebre. Figuritas que mis hijos colocan con devoción en un belén que he tenido que montarles en un rincón de la casa. Mi desconcierto aumenta cuando me doy cuenta de que no hay absolutamente nada que me indique que no he abandonado mi ciudad, mi tiempo…, no hay coches, no hay aceras ni calzadas, no hay…
Me he acercado a una especie de puente de madera, bajo el cual transcurren plácidamente unas tranquilas y cristalinas aguas que viene de no se donde y van a no se donde. Unos niños vestidos con harapos y descalzos corren por los alrededores de una fogata en una especie de juego parecido al ori y que les pinta en sus resplandecientes rostros una amplia y sincera sonrisa. Ni me miran. Me acerco a ellos y los llamo. Ni me oyen.



Un caos irracional se apodera de mi mente cuando, después de cruzar el puente acompañado de crujidos ocasionados por las malas junturas de la estructura del mismo, me he acercado a la entrada de esa extraña aldea. La vereda se bifurca en tres brazos; uno de ellos ascendente y que dirige la vista hacia una especie de fortaleza tamizada por un escorzo de neblina y que se vislumbra a lo lejos en lo alto de un montículo. La otra vereda, que conduce hacia la derecha de donde me encuentro, va señalando el camino de una huerta con otro bajo montículo en cuya cima domina una especie de molino construido con toscos materiales entre los que predomina la madera.
Sigo adentrándome en la aldea, cuyas primeras casas me desconciertan aún más por estar construidas de una manera rudimentaria y por materiales que no concibo en mi mente de arquitecto. La gente sigue pasando por mi lado con un total desprecio hacia mi persona. Tanto que se diría que soy invisible. Trato de preguntar a un viejo, que en ese preciso momento pasa por mi lado y que porta sobre sus hombros un pequeño borrego, pero parece ser sordo y mudo. Ni me mira. Cuando trato de dirigirme hacía otro, mi vista se desvía hacía una especie de cuadra, por cuya amplia y desvencijada puerta asoma la cabeza de un burrito. Esa visión me asombra aún más. ¡Estoy viviendo un sueño! ¡estoy contemplando el portal que siempre, desde que era un crío, me habían narrado mis abuelos y mis padres!
Me acerco con el corazón a punto de estallar de alegría, contenido a duras penas por una especie de manto de paz y… la escena que se presenta ante mis incrédulos ojos es de una maravilla imposible de discernir: un precioso niño, del que se desprende una increíble aureola de candor; se encuentra acostado en una especie de cuna, construida con ramas toscamente cortadas y cuyo colchón es un montón de paja cubierta por un paño, rodeado de hombres y mujeres en cuyos iluminados rostros campa la sonrisa más beatífica que he podido contemplar en mucho tiempo. Miro al niño, éste me mira directamente a los ojos y con una abierta sonrisa extiende su mano hacia mí…
Una estruendosa música roquera rebota dentro de mi cerebro y saliendo de una especie de sopor me encuentro delante de un precioso niño, que con su brazo extendido me está pidiendo que lo suba en mis brazos para contemplar el belén que el centro comercial tiene montado en una de las salas cercanas a uno de sus accesos…

lunes, 4 de diciembre de 2006

SE ACERCA NAVIDAD

Mataró, 4 de diciembre de 2006
Publicado en:
El Faro de Ceuta
El Periódico de Catalunya
Diario Sur
Qué!


El tiempo es ahora un ente indeciso que no se decide a entrar a saco con el frío, tal como corresponde a éste mes de diciembre, y sopla de manera harto tímida unas cortas ráfagas de viento helado que son rápidamente difuminadas por un sol que podríamos llamarlo primaveral.
Estamos en el mes que más alegría da a los pequeños y no tan pequeños. Al cúmulo de fiestas dispersas a lo largo de sus treinta y un días se suma las vacaciones escolares para alegría de la huerta menuda y la de un segmento de la población que tuvo su época dorada en nuestra ciudad cuando el servicio militar era obligatorio. A partir del día 21 los chicos ya no tienen clases hasta el 8 de enero próximo, lo que se traduce en varios sustantivos como son la carga familiar y la descarga de los bolsillos.
El segmento de población que he mencionado en el párrafo precedente puede ser llamado de todo, incluso que es insolidarizo y ambicioso. Digo esto último porque aumentan los precios casi un 20% en éstas fechas a través de las que se va acercando la Navidad y los vecinos marinos de Ceuta, esos peces que rodean la ciudad, alcanzan cotas tan altas que, al menos en la península, la mayoría de las familias tendrán que prescindir de los más llamativos y suculentos: rape, merluza y besugo. Sus precios se encarecen entre el 20% y el 30%, que ya es mucho precio. Otro alimento popular en éstas latitudes conllevan el pseudo-insulto entre dientes que muchos hacen contra los que venden ese alimento. Me refiero al cabrito cuyo precio se ha puesto al alcance, sólo, de los maharajás, que no majaras.
Y hablando de que se acerca Navidad con sus excesos comestibles, bebibles y de los otros, una noticia alegra aún más las pajaritas: el Tribunal Constitucional (TC) concede el amparo a un ciudadano que dio positivo en un control de alcoholemia, con casi cinco veces el límite permitido, debido a que no existen pruebas tangibles de que afecte a la conducción del vehículo. Toda una lección de justicia. No se debe ni de debería multar a uno que haya bebido dos cervezas (aunque en el caso dirimido por el TC hayan sido seis como mínimo) mientras no afecte a su conducción y no incumpla las normas de circulación, que por cierto no contemplan la borrachera (con estas palabras, eso creo yo) entre su articulado.



Y como se acerca Navidad, fecha que hoy en día tiene más de comercial que de religiosa, el Gobierno no deja de ser sádicamente especulativo. Mira que tratar de introducir la Ley de la Memoria Histórica precisamente en tiempos, llamados históricamente, de paz. Tiempos en los que todo el mundo desea paz y felicidad, aunque sea con redomada hipocresía. Tratar de meter un libreto que contenga los preceptos de esa Ley de la Memoria Histórica en el mercado nacional de leyes, normas, reglamentos, decretos… es lo mismo que tratar de meterlo en una herida que no está precisamente cicatrizada del todo por culpa de las elucubraciones tenebrosas de esa derecha española más arcaica y retrógrada que democracia alguna tuviera en su seno. Deberían efectuar ese proyecto de ley de la Memoria Histórica en Semana Santa, fecha histórica precisamente, donde reina el dolor y la tristeza en recuerdo de nuestros muertos que no resucitaron, como honor de Aquél que murió clavado en el tronco de un árbol descuartizado (el árbol, no Él) y sobre Quién la Memoria Histórica Religiosa celebra precisamente estas Navidades en un hecho consumado popularmente como es el datar la fecha de nacimiento del Hijo de Dios. Cuando saben perfectamente, hasta el más novel seminarista, que la fecha exacta del nacimiento de Jesús está bastante más distanciada de la indicada.
Y hablando de muertos en fechas cercanas a la Navidad, no deja de ser curiosa la actitud que toman algunos medios informativos después de la muerte del llamado Dictador Pinocho. Mientras Augusto Pinochet estaba entre los vivos, aunque con minusvalías fingidas, los medios de comunicación guardaban respeto y solo se hacían ecos de hechos y noticias de terceros sobre casos ya realizados. La muerte del Augusto ha dejado a algunos “a un gusto” por lanzar diatribas (ciertas algunas, supuestas otras e inventadas las más) contra el Dictador a sabiendas que no serían pillados judicialmente por injurias y acusaciones infundadas, dado que hasta la fecha ni un muerto se ha presentado en el juzgado de guardia para denunciar. Aunque algunos lo trataban de ex dictador… ¿ex?, entonces no debió ser ni siquiera citado judicialmente, porque siendo ex ya no sería lo que fue ¿no?

sábado, 2 de diciembre de 2006

OTRA VEZ

Mataró, 2 de diciembre de 2006
Publicado en:
El Faro de Ceuta
Diario Sur
Qué!


Cuando me preparo para pasar la transición de 2006 a 2007 en un ambiente familiar y tremendamente festivo como corresponde, va y viene la primera noticia de la mañana que me causa estupor y dolor.
El día antes el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, expuso en una rueda de prensa que España iba bien (un intento de pequeño plagio de las palabras del anterior presidente, el olvidable Aznar López), tanto en lo económico como en lo social y que el planteamiento de la paz iba camino de buen puerto… ¡zas!, buenas palabras que cayeron como fichas de dominó puestas en fila paralelamente y que se hundieron en la nada como los forjados del parking del aeropuerto madrileño.
La bomba puesta por ETA, al menos eso afirma el gobierno, rompe la tregua manifestada y también rompe con todos los moldes de una política llevada para conseguir la paz a costa de luchar en dos frentes: contra la oposición y contra la política independentista etarra, llevada por el brazo político de la ilegal Batasuna.
Desde el primer momento opiné que coincidía con el Gobierno en el camino de la paz emprendido con el diálogo entre las partes implicadas pero, un contrapeso bastante fuerte, me encontraba con la actuación de la Justicia en los pleitos abiertos y las nuevas detenciones de etarras. Más aún que la derecha insistía una y otra vez en mantener abierta la guerra, poniendo por delante la Asociación de Víctimas en sus manifestaciones periódicas.
La decisión de ETA de explosionar una bomba en el aeropuerto de Barajas deja bastante desconcertado al Gobierno, como así lo manifestó el ministro de Interior, y le fuerza a descomponer los planes que tiene para conseguir la paz. De confirmarse definitivamente la autoría de ETA, ya no vale más subterfugios que la de perseguir a los asesinos etarras y sus aprendices esos de la “kale borroka” con todas las fuerzas de la Seguridad del Estado.
La tregua que la propia ETA había levantado indefinidamente, a juzgar por lo que ha ocurrido, era un simple intento de hacer bajar la guardia al Gobierno y pillarlo cuando más confiado estuviera. Ignoro si ETA hubiera actuado así si la oposición (léase PP) hubiera colaborado con el Gobierno olvidándose de la rivalidad política surgida de aquel nefasto 11M. Como simple opinión personal que no obligo a compartir, creo que si la Justicia -que normalmente va muy lenta- hubiera dejado para más adelante los juicios contra los etarras mientras se desarrollaban las negociaciones para la paz, habría ocurrido menos caos y las cosas tal vez fueran diferentes. De ninguna manera quiero expresar que la Justicia archive o deje de juzgar a quienes, a todas luces, se lo merecen. Solamente que hubieran retrasado esos llamativos juicios donde hasta una política se atreve a desafiar con las miradas cruzadas a un asesino, estando éste bien guarnecido en un cubículo, en un momento de soberbia de cara a la galería como lo hizo la presidenta del PP vasco. Gesto inútil que solamente levantan iras de quienes se sienten aludidos y que no sirve ni para defender los intereses de las víctimas.



Pese al atentado, que lo condeno totalmente, quiero creer que éste sea el último cometido por esa tristemente famosa banda para siempre y del año; que cierta diputada pepera catalana ha denominado de manera altamente demagoga UN AÑO CON SOMBRAS, y sobre cuyo artículo doy respuesta en otro. Quiero que los propio vascos condenen implícitamente las actividades criminales de sus propios conciudadanos y se esfuercen en convencerlos que ese no es el camino a recorrer y también quiero dirigirme a los líderes del ilegalizado partido político con éstas palabras: No basta querer por querer, hay que demostrar tener ese querer con palabras y hechos que no rompan el querer ajeno, que no hundan el querer de familias enteras hacia quienes son sus víctimas, víctimas inocentes que dejaron de querer contra su voluntad; víctimas que no tienen arte ni parte en vuestros litigios políticos y ni siquiera, muchas de esas víctimas, os menciona abiertamente. ¿Por qué insistís de esa manera?
En fin, tal vez mi opinión expresada aquí caiga, como siempre, en el roto saco de vuestra indiferencia y sigáis los consejos de vuestra mente que confunde el asesinato con la fuerza para conseguir vuestra independencia. Ahí os dejo con vuestra conciencia y vuestra autoestima.

viernes, 24 de noviembre de 2006

PROBLEMAS GLOBALES

Regresa uno de sus vacaciones veraniegas por entregas, o sea que las vacaciones también se toman a plazos, y se encuentra con un panorama internacional estremecedor a juzgar por las noticias que los medios de comunicación me ponen por delante.
Que si otro tsunami, que si un volcán revienta cansado, que si la guerra de Irak, que si la guerra del Líbano, que si…, vamos: que no estaremos tranquilos y tendremos un verano, aparte de calurosísimo, tremendamente movido.
Tengo la suerte de recibir varios diarios en mi domicilio, aunque en la mayoría no tenga suscripción, y en todos ellos no falta nunca una mención a la muerte en el apartado de sucesos o de noticias nacionales/internacionales. ¿A quién beneficia la muerte de seres humanos inocentes? ¿Porqué Caín siempre tiene que estar presente en cualquier conflicto?.



Desde mis cortas entendederas me contesto yo mismo: la muerte de inocentes no beneficia a nadie más que a los que manejan, venden (y trafican) con los objetos que causas esas muertes (léase armas) y a las industrias que fabrican objetos con los que evitar, precisamente, esas muertes (léase medicamentos) con el único objetivo de alargar los cinturones, hacer más grandes las sacas bancarias y reunir el mayor capital posible con el que el poder se acrecienta cada vez más sobre los más débiles…
Un atracador (sea albano-kosovar,rumano o ucraniano, es lo de menos) revienta las entradas de un domicilio particular –no importa si son ricos o pobres- con el objeto de enriquecerse ilícitamente o de sobrevivir en un medio hostil. Si de paso se encuentra a los residentes de ese domicilio particular, simplemente con matarlos sale del paso, llevando el botín conseguido como un trofeo de guerra.
Un estado (sea estadounidense, israelí o africano, es lo de menos) revienta las fronteras de un país soberano –no importa el sistema de gobierno que rija- con el objeto de enriquecerse ilícitamente con el producto o materia prima de ese país o de aumentar sus reservas para sobrevivir en una hipotética “guerra de las galaxias”. Si de paso encuentra un obstáculo en los residentes de ese país, simplemente con bombardearlos y ametrallarlos salen del paso, llevando el botín conseguido como trofeo de guerra.
¿Qué diferencia hay en ambas actitudes? Ninguna por cierto
-
-

domingo, 12 de noviembre de 2006

PROBLEMAS

Mataró, 12/11/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

La mañana se presenta incierta, la temperatura está en 6º y el cielo muestra unos altos cúmulos que no amenazan nada. Un avión de invisibles siglas vuela sobre mi cabeza rumbo al aeropuerto de El Prat, a unos 39 km de distancia del punto donde estoy. Aterrizará a través del mar.
José Antonio Barón, alcalde de Mataró pasa por mi lado sin verme, con cara de preocupado. José A. Barón, socialista, es natural de Melilla y lleva bastante tiempo en el cargo. No me acerco para saludarle porque no es el momento ni el lugar adecuado, sigo mi camino.
Me encuentro con José Sanz, compañero de tertulia y en ocasiones compañero de viajes. Me pregunta que cuando volveré a Ceuta. José Sanz ya ha estado varias veces en Ceuta conmigo y es un forofo del Barça. Ex jugador de fútbol, delantero centro de mi último equipo el Plà d’en Boet (Mataró). Me confiesa que tiene problemas con la economía debido a que su hijo se ha embolicado con la hipoteca. Le acompaño en el sentimiento pero no puedo ayudarle.
En nuestro andar nos encontramos con Salvador Caballero, también ex compañero de fútbol pero del C.S. Barcelona. Está trabajando en la Caixa desde que dejó el fútbol allá por 1975. Comentamos la situación económica y también tiene problemas, pero de índole diferente relacionado igualmente con la vivienda.
Ya en el Casinet vemos que están casi todos los que vienen con frecuencia. El fin de semana han optado, como yo, permanecer en la ciudad. No están los momentos para gastar más de la cuenta.



Todos están comentado las palabras de la vice presidenta del Gobierno y saben que hay mucho trabajo por hacer, en referencia a las Comunidades, sobre la situación económica y los problemas que conlleva el cambio climático,
Ninguno de los contertulios que están son del PP, algunos son de ERC y otros de ICV. Todos ellos comentan jocosamente las palabras de Mariano Rajoy en referencia a que España no es la suma de diecisiete Comunidades, España es solamente Mariano Rajoy y los suyos. La verdad es que Mariano Rajoy está demostrando su verdadera cara: no es demócrata. Se pasa limpiamente, por donde Vds. adivinarán, la propia Constitución. Esto es una verdad como un templo.
Menos mal que se ha atrevido a disminuir el poder de su mentor, Aznar, en relación a su participación en el Congreso pepero. Le impide participar con un juego de manos cambiando la denominación de ese congreso para no verse obligado a cumplir el reglamento que autoriza la presencia del presidente de honor en el mismo. Se nota que le tiene miedo.
No veo qué problema encuentran los peperos en que su guapa y pequeña portavoz salga en la foto de portada de un diario afín a sus ideales mostrando unas piernas con el empeine algo curvo. Tal vez será por eso. No puedo negar que tiene su atractivo esta Soraya. Lástima que sea del PP.
Desde esta distancia pido a Juan Vivas que piense por Ceuta antes que por el partido y que confíe en el Presidente del Gobierno en el tema de la financiación autonómica aunque su jefe de filas, Rajoy, no quiera reconocer la autonomía, o dicho en otras palabras que la Ciudad Autónoma de Ceuta no es una suma que hace España.
Cuando algo suena sobre la patria algo está pasando. Las palabras de Mariano Rajoy dejan entrever un entramado que no es para tranquilizarnos. Por ello no está de mas permanecer alerta para que no nos pille desprevenidos.
Mientras, la tertulia sigue su camino, a veces subiendo de tono, destacando las palabras de uno de los más veteranos: “A lo mejor pronto la veremos en Interviú”, en referencia a la portavoz del PP.

sábado, 11 de noviembre de 2006

CONTROVERSIA DURADERA

La derecha española, representada parlamentariamente por el PP, está quedando a un nivel increíblemente bajo merced a las manifestaciones de ataque, repetidos ataques, contra el Gobierno de la nación.
Esta derecha, que proviene de un sistema político ya caduco pero que continúa utilizando aquellos métodos de patético recuerdo, no se entera o no se quiere enterar que se está convirtiendo en un auténtico esperpento político
que no podría conducirle a nada bueno.
En ésta ocasión, la derecha ataca al Gobierno porque la postura de éste es pedir
la paz y condenar cualquier ataque incruento contra países débiles, tachando a ese Gobierno de antisemita, lo que me hace reír incrédulo viniendo de donde viene esos ataques verbales.
Esa misma derecha, tan apegada a la Iglesia Católica y que reverencia en profundidad
a su jefe, el Papa, olvida fácilmente que uno de los eternos postulados era y es condenar a los judíos porque eran y son la encarnación de todo mal; los consideraban y consideran culpables del mayor delito de todos los tiempos tipificado en la traición a Cristo ante los romanos que ocupaban Palestina.
Esa misma derecha que no renegó nunca de la Santa Inquisición para la cual siempre
habían sido “perros judíos” y asesinos de Dios; ni tampoco renegó del franquismo cuando recientemente toda Europa lo plasmó en la Asamblea General de la UE, franquismo que no se si cayó en la cuenta de que si Cristo era judío, también lo eran los millones que habían sido sacrificados por Hitler…



Esa misma derecha personificada en el PP acusa ahora al Gobierno de ser antisemita,
llamándolo arcaico y paleto porque denuncia el terrorismo de Estado de Israel, deja mucho que desear porque siembra una cizaña tan podrida con la mala intención de tratar de confundirnos para que no sepamos quienes son los buenos y quienes son los malos.
De pena, Dios mío, no los perdones porque saben lo que hacen.

viernes, 10 de noviembre de 2006

LA VISITA DEL REY

Mataró, 10, noviembre 2006
Publicado en El Faro de Ceuta

La noticia de que nuestro rey Juan Carlos I ha visitado al rey de Marruecos, Mohamed
VI, de manera privada parece más bien una antesala de la próxima visita del presidente Zapatero,que lo hará en septiembre.
Lógicamente ignoro qué hablaron ambos monarcas en la sobremesa, pero lo que no ignoro es que Crissan seguirá quejándose y preguntándose, por largo tiempo, cuando pisará tierra ceutí nuestro monarca.
Mi opinión de hoy no va por ese camino, confieso que me he desviado intenciona- damente de lo que en verdad quería opinar hoy. La de hoy se refiere a que esa visita huele a algo que se está quemando y desde luego que no es el pescado el que se quema, aunque sea, pudiera ser, uno de los puntos incluidos en la agenda de ambos monarcas.



Hay que tener en cuenta, como digo al principio,que esta visita es la antesala de la próxima escala del presidente Zapatero con el prólogo de la reunión que mantendrá la vice presidenta Fernández de la Vega para preparar, o allanar, el camino de su jefe. ¿Qué temas tratarán? ¿incluirán algo sobre Ceuta y Melilla?... ¡qué suspense!, pero como esas futuras conversaciones están dentro de lo que se llama “Secretos de Estado”, no podemos hacer otra cosa que especular sobre la próxima reunión bilateral y quedar a dos velas, principalmente si cuestionamos la situación actual de las políticas sobre Ceuta y Melilla y la concatenación de hechos por los que los alauitas entenderían como una ofensa la quimérica visita de las primeras autoridades españolas a unas tierras que consideran, en el fondo, que son suyas, de ellos, de los marroquíes.
Queremos, ciertamente, que el Estado clarifique su postura a corto y largo plazo y no dejarnos con las dudas, bailando al son de la tortuga verde ligera, para que podamos estar completamente seguros de unas intenciones que sean firmes y puntuales de esa política entre bambalinas de lujo. Muchos ceutíes se lo agradeceremos de veras.
Regresar a la ciudad que nos vio nacer es el anhelo de muchos ceutíes camino de la jubilación laboral, pero… siempre que se pueda encontrar unas garantías de que no seremos extranjeros residentes en nuestra propia tierra y a juzgar de cómo están llevando las cosas nuestros mandatarios nacionales y autonómicos, no nos fiamos ni un pelo.
A fin de cuentas, el resultado que salga de esas conversaciones bilaterales nos afectará por igual, aunque en sentidos divergentes, y ello duele si la decisión final se mantiene en la duda aunque ésta flote en una balsa de aceite escenificada por las buenas relaciones entre los dos países.

jueves, 9 de noviembre de 2006

ALGO SOBRE ESTATUTOS

Mucho rifi-rafe político se está armando hoy en día por culpa de los Estatutos de las Comunidades Autónomas, sobre todo en Cataluña cuando sólo faltan horas para que los catalanes digan sí o no en referendo.
La tozuda fobia que tienen los políticos del PP contra el Estatut de Cataluña es más bien una fobia centrada en determinado partido, más aún en determinada persona de ese partido que es además Presidente del Gobierno español. Es un sistema de desgaste que ahora, visto lo visto, les han salido el tiro por la culata al ponerse en evidencia el cinismo de los políticos ultraconservadores. ¿Qué de qué cinismo escribo?, pues del cinismo de propagar a los cuatro vientos la “empanada” en que está hecho el estatuto de Cataluña. El Presidente del PP, Mariano Rajoy durante un mitin en Lleida, la califica de una empanada (se comprende porque es gallego) ideológica, antiliberal, de izquierdas y nacionalista. Sigue machacando sobre el tema con comentarios “… la paternidad compartida del texto lo hace poco coherente y totalmente contrario a los principios que defiende el PP…, y que lo apoyan los «liberales de pacotilla» y la «izquierda arcaica y trasnochada» mientras que él busca el progreso de Cataluña…”, remacha con una frase que está totalmente fuera de lugar, viniendo del propio Rajoy, “... lo apoya Santiago Carrillo…”. Algo parecido hacen con el Estatuto de Andalucía.



El presidente del Gobierno compareció para felicitar a Catalunya por la aprobación del Estatut.

Pues, señores y señoras, el cinismo está en el Estatuto que se va a presentar por las Islas Baleares (por si lo ignoran, las Islas Baleares está gobernada por el PP) y ese Estatuto es muy, pero que muy parecido al catalán. Contra ese estatuto no se pelearán ¿verdad? Y encima con el consenso del Partido Socialista Balear… ¿ustedes lo entienden?. Yo sí: cinismo puro y duro.
Yo, personalmente, no tengo nada contra el PP pero me avergüenza que España tenga unos políticos tan casquivanos con sus devaneos amor-odio con el resto de los partidos políticos y que además expresan frases que sólo les señalan a ellos mismos.
¿De qué empanada ideológica está hablando? La ideología, en política se supone, corresponde a una definición de un concepto sobre el que cree cada partido y si se refiere a que la empanada está hecha por varias ideologías de varios partidos menos el suyo… ¡ah!, bueno, está bien. Entonces la redacción del Estatuto de Valencia y el de las Islas Baleares… ¿no es también una empanada ideológica? Como han sido consensuados con otros partidos… Esto es democracia, señores y señoras, la verdadera democracia es la que rige con el consenso de varios partidos con representación parlamentaria y no de uno solo como ha venido siendo norma del PP durante los ocho años de “reinado” de Aznar.
Antiliberal… lo contrario que liberal y así anda España. Desde que se aplica el liberalismo económico de los partidarios de la libre empresa que se opone al socialismo y al dirigismo por la cual el Estado no debe intervenir en las relaciones económicas que existen entre individuos, clases o naciones… España ha ido de cabeza a la burbuja atómica económica con precios a la altura de la estación esa que orbita por el espacio y que ha llevado a las familias españolas a endeudarse hasta los cojones, con perdón, consiguiendo que se establezca una riqueza más ficticia de una película de los EE.UU.
Si Rajoy se considera liberal, y lo demuestra a cada momento con sus propias palabras, no puede ignorar que el liberalismo político (que no económico) es una doctrina que, sin negar la autoridad del estado, sostiene que ésta no es absoluta y que los ciudadanos conservan una parte de autonomía que el Estado debe respetar…, pues, señores y señoras, yo no veo a Rajoy ni a ningún dirigente del PP como liberal.
Califica a la empanada de izquierdas cuando sabe muy bien que hay partidos de derechas que han votado a favor del Estatut en el Congreso (C. Canaria, CiU, PNV, etc.)… entonces ¿el Estatuto de Valencia y el de las Islas Baleares no es de izquierdas?... como también lo aprueban partidos de la izquierda en consenso con los del PP… son ellos los que gobiernan esas Comunidades y les parece de maravilla… ¡qué cinismo y caradura!.
Introduce en la empanada, como buen gallego, el típico vocablo de “nacionalista” cuando todo el mundo, a estas horas, debe saber que tan manoseado vocablo tiene tres definiciones bien claras:
1.- Preferencia o exaltación por lo que es propio de la nación a la que se pertenece (todos los españoles, catalanes incluidos gritaron ¡¡¡Opá, España campeón!!!)….
2.- Doctrina que reivindica para la nación el derecho a practicar una política dictada por la exclusiva consideración de sus intereses y reafirmar una personalidad propia completa.
3.- Movimiento de los individuos que toman conciencia de constituir una comunidad nacional en razón de los vínculos históricos, étnicos, lingüísticos, culturales, económicos, etc., que los unen.
¿Y bien?. El nacionalismo no está reñido en ningún momento con la unidad de España por la sencilla razón de que nacionalismo no tiene nada que ver con independentismo. Si utiliza, el sr. Rajoy, esa palabra constantemente con el fin de asustar al pueblo español, yo creo personalmente que es un cínico sadismo político, aparentemente, al tratar de lavar el cerebro (como hacían en el antiguo régimen) del pueblo español con la insistencia de que nacionalismo es independentismo o por lo menos algo parecido. Craso error del que deben sacarle sus asesores si quiere conseguir votos, cosa que no espero, ya que el sr. Rajoy y todos los demás dirigentes del PP (de las bases no digo nada, no los conozco) son más nacionalistas que nadie… ¿acaso lo dudan ustedes?, si es tan evidente que hasta mi amigo Carlos, el ciego de la ONCE, lo ve, a su manera, tan claro.
Adereza su empanada, para darle el toque de una semifinal, con algún pequeño insultito de su cosecha: “liberales de pacotilla…”, sobre el que no comento nada habida cuenta de la fama que tienen los peperos de soltar tacos en las sesiones del Congreso que ni el mismísimo Queipo de Llano se atrevería a soltar.
Lo de arcaicos y trasnochados lo dejaré para otra ocasión, si se presenta, porque me parece una expresión que solamente afecta al PP… lo que deja bien a las claras que todo lo que dicen contra los demás partidos son adjetivos que le entran de lleno por pertenecerles en plena representación de sí mismos.
Y para colmo la guinda, aunque las empanadas no la llevan, con el exabrupto de que Santiago Carrillo apoya el Estatut…, ¡caramba!, nos trata de asustar con “¡que viene el coco! O “¡que viene el hombre del saco!”, ¿tan niños nos considera a los españoles?. Esta desafortunada actuación en el mitin de Lleida no ha hecho más que crearle una aureola de hombre anticatalanista y por tanto antiespañol, ya que Cataluña es España ¿o no?.

miércoles, 8 de noviembre de 2006

PREPOTENCIA MELANCÓLICA

Mataró, 08/11/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Algunos políticos -y algunas personas afines- claramente diferenciados, consideran el país como una inmensa finca de su propiedad en la que pueden hacer todo lo que se les antoje mientras que los demás somos intrusos o, como menos, jornaleros que debemos acatar cuanto ordenen y servirles ciegamente a cambio de lo que se dignen concedernos tras restregarnos en nuestras propias narices que nos lo daban aunque no lo merecemos.

Algunos políticos –y algunas personas afines- muestran una prepotencia inconmensurable que a la corta o a la larga pueden traerles consecuencias poco menos que funestas y que posteriormente divagan sobre las mismas cargando el muerto sobre otros ajenos a sus manejos.

Esta clase de políticos –y algunas personas afines- añoran tiempos pasados en lo que con sólo levantar un dedo hacia la atmósfera todo el mundo les obedecía de buena o mala gana y se cuidaban de criticar el menor concepto pese a que miles y miles de ciudadanos pasaban hambre, no ya un hambre de libertad si no un hambre de hambre.

¡Vamos!, que no comían como debían.

Esta clase de políticos –y algunas personas afines- añoran aquellos tiempos en que tenían los privilegios de vivir, comer, beber y follar con la escondida querida de siempre como y cuanto querían, aparte de mandar y ordenar cuanto les apetecía sin tener que rendir cuentas de sus actos más que a un Dios presente en todas sus actividades. No recuerdan, o no quieren recordar, que con su añorada vivencia de partido único y de la España Una, Grande y Libre dejaron tras de sí a miles y miles de españoles y españolas sin estudios, sin trabajo y con hambre que tuvieron que dejar sus tierras y emigrar a otras regiones y otros países para sobrevivir en un claro antecedente de la actual inmigración.

Esta clase de políticos –y algunas personas afines- no recuerdan o no quieren recor-dar que con su política totalitaria perjudicaron más que beneficiaron al país tanto en lo económico como en lo sociocultural llevando el rencor hasta altas cotas y propiciando que el déficit económico nacional fuera extremadamente grave, hipotecando la nación hasta niveles insospechados. Solo recuperaron la ponderación los miles y miles de ciudadanos que sacrificaron su juventud y parte de su madurez en sobrevivir tenazmente a costa de abandonar sus tierras y sus familias. Ni gracias recibieron éstos sacrificados ciudadanos.



Esta clase de políticos –y algunas personas afines- añoran aquellos tiempos en que disponían de prebendas que hoy en día les resulta imposible conseguir. Añoran que no necesitaban ni Comisiones de Estudios ni consenso con los demás partidos sencillamente porque no los había, no los permitía, y su palabra era poco más o menos la palabra de Dios contra la que nadie podía levantar la más mínima sospecha vista la proliferación de las fuerzas de seguridad –los tristemente famosos grises- atentas al menor pedo que soltaran.

Esta clase de políticos –y algunas personas afines- añoran aquellos tiempos en que disponían de una tenebrosa Ley que los “limbaban” a la gloria. Aquella funesta Ley de Vagos y Maleantes la aplicaban, con rigor extremo, a medida de sus intereses personales que no del país. Hasta el extremo de condenar a un sencillo y pobre ciudadano, de a pie y barraca, que no encuentra trabajo porque se lo niegan esos mismos políticos –y personas afines- al tener, el sencillo y pobre ciudadano de a pie y barraca, el dedo meñique de la mano izquierda un poco rebelde que tira hacia el comunismo o el socialismo. Con ello ya estaba cargado, el sencillo y pobre ciudadano de a pie y barraca, con antecedentes penales hasta la médula con lo que ya estaba condenado “in eternum” y con ello su perspectiva de comer se esfumaba hacía la atmósfera como el humo del puro habano con que en esos mismos momentos se deleitaba el político de turno.

Esta clase de políticos –y algunas personas afines- ven hoy en día que aquel pobre ciudadano de a pie y barraca, cuyo meñique tiraba hacia la izquierda, es un hombre con coche y casa, y tal vez con otra casa en la costa o montaña, con los mismos derechos y deberes que ellos, añorando, esta clase de políticos -y algunas personas afines-, aquellos tiempos en que solamente ellos tenían todos los derechos y ningún deber. Ven que ese sencillo y pobre ciudadano, otrora de a pie y barraca, luce ahora en su muñeca izquierda un reloj de oro, o poco menos, tal como ellos disponían en su tiempo pero con la salvedad de que ese sencillo y pobre ciudadano lo ganó con el sudor de su frente y con la paciencia de su mente.

Esta clase de políticos –y algunas personas afines- no ven, o no quieren ver, que un estado totalitario no puede alcanzar las altas cotas de prosperidad que se ha conseguido con un estado dividido en comunidades autónomas merced a la lucha de sus habitantes con el mismo nivel de igualdad en derechos y deberes y sobre los que no puede, de ninguna manera, gravitar la frase favorita de esa clase de políticos –y algunas personas afines- sobre fantasías judeo-masónicas y comunistas (aunque esta última tendencia política sea ya agua de borrajas).

Existen más, muchísimas más cosas que puedo exponer y opinar con todo el derecho y el respeto, porque lo he vivido pero no sufrido. Pero me canso de ello porque me aburre. No siendo así para esa clase de políticos –y algunas personas afines- que mantienen parado el tiempo hablando y escribiendo de aquellos momentos, según esa clase de políticos –y algunas personas afines-, fueron mejores y que la democracia actual, cual demonio femenino surgido del averno, está destruyendo el país en unas funestas profecías intervencionistas que la prepotencia informativa les hace sacar de sus mentes ancladas en el pasado, usando y abusando de los medios de comunicación, cuando saben que en sus añorados tiempos ningún otro ciudadano podía expresar su opinión libremente, cuando saben que la mayoría de los ciudadanos de su mismo tiempo no pueden hacerlo por diversas razones, entre las que están la falta de estudios y con ello la nula facilidad de expresar por escrito sus vivencias, temores y desgracias. Eficaz mordaza, utilizada por los estados totalitarios, la no edu-cación del pueblo al mismo nivel que los caciques y sus familias y amigos aferrados a la poltrona hasta que llega el momento en que deja de ser “in eternum”.

Frente a la melancolía que conlleva la añoranza de los viejos tiempos que no volverán, eso creo firmemente, sólo pueden disponer esa clase de políticos –y algunas personas afines- de dos opciones con distintas actitudes.

La más inteligente, supongo, sería celebrar la desaparición fulminante de todo aquello que se pueda plasmar o recordar con fines provocativos para efectuar una supuesta contraprestación a las libertades democráticas actuales y darles el único sentido que tiene, en convivencia con los recuerdos de “los otros”, y formar parte de la verdadera historia de España como una pieza museística admirada por unos y otros sin discriminación y por supuesto sin rencor. Al menos, esta opción, nos aportaría una tranquilidad que nos llevaría a ser un país más feliz y unido.
La otra opción sería la actitud, llena de glamour, de convertirse en guerrillero partisano unitario y totalitario armado con una máquina de escribir, con cinta Kores por añadidura, dejarse un bigote modelo “Cuéntame” y meterse en un bunker, en cualquier rincón del país excepto en aquellos donde gobiernen las comunidades autónomas más avanzadas, con una bota de vino tinto por más señas como contrapartida, colgar el águila fuera de una jaula engalanada y que vengan a buscarles. Con la bendición apostólica del Papa, por supuesto, pa-ra que le den fuerzas y seguir cruzando el túnel del tiempo y reencontrarse con su querida y siempre añorada y bien ponderada mecedora, aquellas de madera con tantas espirales, en la que seguir con la mente esas espirales de los sueños fascistas.

martes, 7 de noviembre de 2006

LA REALIDAD POLÍTICA INTERNACIONAL

Mataró, 07/11/2006
Publicado en El Pueblo de Ceuta, Qué!

Me he levantado bastante templado, después de una plácida noche mayeña con fuerte sabor primaveral. He luchado contra el agua en la cotidiana ducha matinal, digo que he luchado porque salía extremadamente caliente y no quería resultar asado como un huevo pasado por agua. Bastante trabajo me ha costado conseguir el punto justo del agua templada, ni fría ni caliente, hasta que recordé que no habíamos cambiado el control del quemador de la caldera que estaba en la posición de invierno.
Ya en el autocar, camino del trabajo, doy un repaso a las noticias de prensa del día y concateno algunas con la ducha que me di antes. El consumo de combustibles.



Era de esperar la reacción de algunos presidentes sudamericanos en el tema de la producción industrial y comercial de su propio país. Si la historia no miente, sus países fueron esquilmados por quienes se decían descubridores de nuevos mundos cuando no eran mas que simples conquistadores que llevaban a cabo la ocupación de un país, como en la actualidad hacen los norteamericanos con los países de Oriente, arrasando con cuanta riqueza podían y masacrando, de paso, a la población indígena. La historia se repite. Y muy recientemente.
El cansancio producido por aguantar las imposiciones de los poderosos, poderosos ajenos al país, que no buscan más que enriquecerse a toda costa y expoliar las riquezas de la materias primas de cualquiera de esos países que ahora explotan con el grito de ¡Basta!, ha llegado a su punto final. Al límite soportable. Uno ve su país desde un punto de vista propio de quién ve desmembrarse la economía total del mismo, economía que se fuga al exterior sin beneficio tangible para sus habitantes, que en la mayoría de los casos se ven forzados a emigrar, y le produce un terremoto estomacal de rabia pero no de impotencia.
Ese cansancio ha terminado por reventar las venas de la impasibilidad y de la impotencia y la vuelta de tuerca que algunos presidentes sudamericanos han tomado es la lógica decisión de quién vela por su propio país, por el bien de sus habitantes. Que posteriormente algún que otro presidente se enriquezca a costa de sus propios paisanos ya es otra cuestión, cuestión de la justicia del país afectado y que debe arreglarlo por sí mismo sin interferencias exteriores. Que no ocurra lo que ocurrió en Panamá: la intervención de los norteamericanos para derrocar a un presidente electo por el pueblo panameño (Noriega) con la burda acusación de que es un narcotraficante está más socorrida que la propia fundación de los Estados Unidos, hará ya más de doscientos años. Y no se la cree ni la madre que parió a cierto presidente. Esa es una prueba palpable de la imposición a un país por motivos económicos…¿el canal de Panamá no lo es?. Un poquito de por favor, como suele decir el portero de la ficción televisiva, reflexionemos.
Cabe destacar la valentía de un sencillo “indio” boliviano al enfrentarse al mundo potencialmente económico, potencialmente económico gracias a terceros países, que nos haría meditar sobre el momento en que un verdadero indio norteamericano se levante y, bajo la protección de Manitú, asuma el poder de los Estados Unidos y decida apacentar a su ganado en su propio territorio… ¡qué utopía, producto de la mente de éste iluso!
No me vengan con que se ha invertido mucho capital para levantar esas industrias. Los piratas de antaño, los conquistadores llamados descubridores, los soldados de fortuna, en fin: los aventureros ambiciosos, también invirtieron lo suyo y lo ajeno.
He llegado al final del viaje y la realidad se impone como siempre suele hacerlo: con toda su crudeza. Ahora me toca coger el Metro y tirar “p’alante” con mi obligatoria dedicación laboral. Trabajo en una empresa que me paga puntualmente, casi religiosamente, una nómina que acepté al firmar el contrato de trabajo… ¿porqué no pueden decirlo la inmensa mayoría de habitantes de esos países esquilmados

lunes, 6 de noviembre de 2006

EL PATÉTICO SR. AZNAR LÓPEZ

Mataró, 06/11/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Otra desafortunada declaración del ex presidente del Gobierno, José María Aznar López, en la que se mostró favorable a que “si fuera necesario la OTAN bombardease el Líbano en el caso de que Israel formara parte de la misma”, no es que me dejase boquiabierto sino que empieza a darme lástima éste hombre.



La pobreza intelectual de la que hace gala el sr. Aznar López va más allá de lo que un estadista puede ofrecer como mínimo en todo un contexto internacional abocado a un peligroso precipicio.

Para empezar: la OTAN es una organización, una alianza atlántica que se creó como defensa ante la amenaza de la Unión Soviética y que hoy por hoy no tiene ninguna razón de ser a menos de que hayan cambiado todos y cada uno de los acuerdos con los que la transforman en una nueva organización para combatir el terrorismo internacional en todos los niveles incluido el terrorismo de Estado.

O sea que deberían actuar contra EE.UU e Israel ¿no?

Ya sabemos que Don Dinero tiene una influencia sobrecogedora y a juzgar por la nueva ocupación del sr. Aznar López, cuyo sueldo viene supuestamente de manos judías, tiene que soltar esas barbaridades de las que destaca su afirmación de que “…Israel es parte esencial del mundo occidental…” lo que no me entra en mis cortas entendederas porque… ¿qué nos da Israel?, o dicho de otra manera ¿qué aporta Israel al mundo occidental?

A no ser que se comporte como el primer escudo contra una hipotética invasión árabe…

No ignoramos que la guerra pone al sr. Aznar López y al PP bastante calientes pero creo que ha ido demasiado lejos al efectuar estas declaraciones cuando debe asumir que las víctimas civiles de esa guerra no son daños colaterales sino un objetivo certero para Israel lo que se puede traducir como un auténtico crimen contra la humanidad por lo que el sr. Aznar López se convertiría en un cómplice.

En lugar de seguir pronunciando esta clase de barbaridades, el sr. Aznar López ya puede ir buscando las razones reales de su apoyo a éstas guerras –la de Irak y ahora la del Líbano- porque el pueblo español lo requiere y la Historia se lo recordará nefastamente.

Ponerse al lado de los halcones que bombardean palomas, mujeres, niños y ancianos nunca, pero que nunca, puede traer nada bueno.

domingo, 22 de octubre de 2006

JUAN SE FUE

Barcelona, 22/10/2006
Publicado en El Faro de Ceuta



Nuestro Juan dijo adiós y se marchó por el camino trazado por quién él solo sabe. Camino sobre el cual un inmenso poeta dejó escritas unas inmortales palabras sobre las que nuestro Juan trazó su andar.

“Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;”


Nuestro Juan, ceutí con una inmensa alma caballa, libró una dura batalla que dejó sus huellas allá donde pisó.

“Caminante, no hay camino,
Se hace camino al andar”


Nuestro Juan dijo adiós a su tierra querida, grabó sus huellas en otras tierras extrañas y no volvió la vista atrás para no ver la senda por la que caminó sin estelas que brillasen más que su dolor.

“Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar”


Nuestro Juan se fue tras grabar, con fuerza y tesón, sus huellas de nato superviviente en tierras a la que tuvo que emigrar quedaron marcadas con furor.
Nuestro Juan si miró aquellas estelas que dejó el barco con el que comenzó el largo camino que emprendió.

“Caminante, no hay camino,
sino estelas en el mar.”


Nuestro Juan dijo adiós y se marchó por el camino trazado por quién él solo sabe, pero… yo no le digo adiós sino hasta luego, porque tan seguro estoy de que volveremos a encontrarnos allá donde su camino lo haya llevado; sus huellas quedan tan marcadas en mi corazón que todavía tenemos pendientes una partida de dominó al que quiero ganarle con toda el alma.

Humilde homenaje a Juan Martínez Martínez que nos dejó un triste 8 de junio de 2006. “In memoriam”

domingo, 8 de octubre de 2006

ESCÁNDALO BÓRICO

Que un periódico abra una investigación paralela a la oficial de la Policía Científica y que esa investigación sirva como artículo de fe a todo un supuestamente poderoso partido político no deja de ser una de las muchas y cachondas ocurrencias a la que tan inspirados estamos los españoles cuando pretendemos joder al vecino.
A un político, del nivel y solidez que tiene Mariano Rajoy, debería hacerle reflexionar que todos los demás partidos del país, de uno a otro extremo del arco político, adopten una postura unánime frente a la del PP y me hace preguntarle, aunque de manera retórica, ¿Tan seguro está, sr. Rajoy, de que están equivocados todos menos los populares?
La insistencia del PP en plantear lo que estime oportuno sobre los ataques del 11-M no es más que una maniobra de entorpecimiento al objeto de desviar la atención hacia otros derroteros y como un punto de referencia para captar la atención del electorado en detrimento de los logros obtenidos por la gestión gubernamental. No existe otra explicación, si no es la de desviar insistentemente la dirección de las investigaciones para que no toquen ni un pelo de los aledaños o del propio partido.
Basándose en un borrador, que los peritos científicos policiales realizaron, se aferran a un clavo ardiendo en uno de los muchos intentos por desgastar al partido enemigo, de cara a las elecciones, y sin tapujos abre su espíritu franquista al insultarlos con esa palabra que sólo es aplicable a los miembros del fenecido régimen: “Inquisidores” ¿no te jode?
Ya tenemos bajo sospecha a un mata cucarachas –el ácido bórico es una sustancia química común empleada habitualmente como insecticida y como antiséptico, en definitiva de uso doméstico- porque se basa la insistencia del PP en que “El Mundo” halló la existencia de ácido bórico en el domicilio de Hassan El Haski, uno de los implicados en el atentado del 11-M, y en un piso de ETA en Salamanca… yo también dispongo de ácido bórico contenido en un recipiente que reza: ”Mata cucarachas” y por eso ¿estoy bajo sospecha? Que se sepa, los terroristas no envenenaron a nadie el 11-M. Y si las bombas contenían ácido bórico, eso lo dejamos a los especialistas.
Ignoro si a algún político del PP le cantan los pies. Si a alguno le cantan, el ácido bórico es el mejor antiséptico capaz de acallar a toda una ópera de pinreles. No los adquieran, serían tratados de cómplices o involucrados en cualquier atentado.
No le demos a la noria más fuerza de la que le corresponde por inercia y dejemos a la Justicia y con ella a las fuerzas de seguridad actuar. Los partidos políticos, sean del signo que sean, no deben perder el tiempo en suplantar a los personajes del CSI y presentar en el Congreso o en el Senado planteamientos que sirvan al país y no que destrocen las esperanzas del mismo con actitudes canallescas. Nosotros, los españoles, hemos votado a unos políticos para que nos gobiernen en beneficio de todos, no hemos votado a un equipo “A”; ni a un grupo de CSI; ni a Sherloks Holmes en abundancia…, para eso están las fuerzas de seguridad y la policía científica arropados por la Ley y la Justicia. No hemos votados a usurpadores de competencias.
Vuestra insistencia, sr. Rajoy, me hace preguntarle ¿porqué destruyeron los datos de los ordenadores cuando tuvieron que abandonar el Gobierno de la Nación? No me convence las alegaciones de que no querían que los socialistas utilizaran esos datos en beneficio propio cuando se supone que esos datos deben ser, por encima de cualquier otra consideración, en beneficio del país ¿no?
Esperábamos más de Vd. sr. Rajoy, con esas actuaciones no da la talla de un auténtico político y queda a la altura de aquellos conspiradores, de capa y espada, reunidos en baratas tabernas de las oscuras calles cercanas a la Plaza Mayor de Madrid, viendo correr cucarachas por doquier y sin tener a mano el ácido bórico que las hubiera matado. Tenga la seguridad de que aquí, en España, hoy y ahora no puede volver a pasar lo que está pasando en Tailandia. Somos más maduros, más cultos, en definitiva: más humanos.
¡Ah!, pobre sr. Piqué, tenga cuidado que lo van a crucificar. Como sabe, en el PP no está permitido criticar contra sí mismo, se trata del único partido en el que no existe la democracia.

sábado, 7 de octubre de 2006

LAS LEYES DEL ISLÁM

Mataró, 07/10/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Conociendo como conozco el mundo árabe, no por ello me sigue sorprendiendo la peculiar forma que tiene los musulmanes de interpretar las azoras (Capítulos) y con ellos las aleyas (versículos) del Corán. Y todo sabemos que un muslim (musulmán) significa uno que se somete e implica la completa sumisión a la voluntad de Dios. Los musulmanes creen que la naturaleza misma es islámica, dado que sigue las leyes naturales dadas por Allah.
Sin pararse a meditar que lo que oyen siempre son palabras de hombres como ellos.
Los musulmanes dicen del Corán que es la palabra "eterna e increada" de Allah; por ello su transmisión debería realizarse sin el menor cambio en la lengua originaria, el árabe clásico, lengua en consecuencia considerada sagrada a todos los efectos. Con la de cambios que hacen cada día los imanes…
Recientemente el Gobierno de Pakistán ha promulgado una Ley reformada en base al Corán, a la que llaman Ley de Hudood, en la que una de sus normas me deja más frito que un churro castizo.



Esa norma a la que me refiero es la que establece que las mujeres que denuncien una violación serán encarceladas y juzgadas por adulterio. ¡Encima!
Para evitar ser juzgadas, que no encarceladas, deberán presentar cuatro testigos presenciales de la violación.
Se nota, desde lejos y desde cerca que la musulmanería es machismo machado y remachado. Ya se que lo ha sido, lo es y lo será siempre. Con esto quiero decir que los machos musulmanes tienen todo el poder en sus manos y convierten a las mujeres en poco menos que animales inmundos a los que sólo se les exigen procrear, a la manera de la Ley de la Selva para preservar la especie cueste lo que cueste.
Que una pobre mujer violada tenga que presentar cuatro testigos presenciales ante el juzgado me parece una chorrada que ni el más imbécil se la podía imaginar, toda vez que los que pudieran presenciar ese criminal acto son copartícipes de la violación, (por cuando allá ni existen cómplices) y encima machos, ya que si hubiera una mujer como testigo ésta no sirve para el juzgado como tal porque las mujeres no tienen derecho alguno ante la justicia. A ver quién me asegura que los testigos machos vayan a ratificar la versión de una mujer.
Por otro lado, que una mujer musulmana entable amistad o, como menos, converse con un hombre que no sea su marido o alguien más cercano de su familia ya tiene la dudosa categoría de adulterio y si es sorprendida por su marido o por alguien cercano de su familia, o bien recibe una somanta de palos; o bien es repudiada; o bien es juzgada. Que no me vengan con que es cuento…, yo personalmente he presenciado muchos casos en muchos de mis viajes.
Todo ello justifica, por parte del mundo no musulmán, que se horrorice ante tamañas injusticias y por tanto reaccione de manera airada, no tanto como lo hacen los árabes, y exijan un respeto que, por naturaleza, debe existir en todo el mundo. Si esa es la ley dictada por Alá a Mahoma, no me extraña que tengan que raptar a las mujeres para poder seguir imponiendo su egoísmo penético (no es error de redacción, no confundir con genético aunque éste también cuenta) y cuando se cansen, enviarlas a la puta calle con el sambenito de adúltera de por vida si no se la quitan antes, me refiero a la vida. Lo que se ahorran esos musulmanes en pensiones de alimentación y otras…
El fanatismo religioso demostrado por los musulmanes ante palabras o actos cometidos por los no musulmanes, no hace más que radicalizar esa religión como una religión propensa al crimen, a la guerra, en definitiva a la matanza por el credo. Con sus actos lo están demostrando cada segundo, cada minuto, cada hora de cada día… la muerte de una sencilla misionera es todo un ejemplo de lo que son capaces en cuanto sus líderes lo consideran oportuno y lo ordenan. Y lo último que han ordenado es la destrucción de Roma y la conquista de todo el mundo mundial. ¿No te jode? Y los imbéciles presidentes bananeros haciéndoles el juego a los dirigentes visibles del demonio islámico con abrazaditas, palmaditas, saludos al tendido cogidos de las manos…¡éstos tíos sudamericanos no se enteran de qué va el refrito!... Como el Chávez y el Evo tienen cara de moro, menos mal que no está el Menen, ¿qué se podía esperar? Y ojo con la energía nuclear en poder de fanáticos.
En definitiva, que si las mujeres musulmanas tuvieran el valor y el heroísmo de plantar cara a sus machotes, podríamos asistir a un cambio esquematizado del comportamiento general de los radicales musulmanes, aunque ello cueste algunas vidas al principio. De hecho, están comenzando a elevar el grito a Alá para que deje de hacerse el sordo y las atienda. En Peshawar han comenzado.

viernes, 6 de octubre de 2006

UNA LÁGRIMA PERDIDA

Mataró, 06/10/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Miro por la ventanilla del autocar, que me traslada al trabajo en la gran ciudad, al límpido cielo en cuyo confín, unido a la línea del horizonte, se vislumbran una nubecillas oscuras y casi imperceptiblemente mi vista se aleja volando, como transformada en los ojos de un halcón peregrino, por encima de carreteras, pueblos, ciudades, montañas, ríos, embalses y lagos.
He llegado volando ante las tierras gallegas sobre una capa de aire que me transporta velozmente y vislumbro unos límites imaginarios de un concello (municipio) pontevedrés que tiene por nombre Ponteáreas. Sobrevuelo el viejo y carismático Castelo de Sobroso firmemente asentado sobre un promontorio rocoso en la ladera del Monte Landín mientras diviso al mismo tiempo los Castros da Troña enclavados en el cercano monte Dolce Nome de Xesús (Dulce Nombre de Jesús) con sus amplias terrazas ovaladas y mientras me alejo sobrevuelo A Picaraña, donde una extraordinaria roca guarda un precario equilibrio sobre otra más plana desde tiempo inmemorial: es la Pena dos Namorados lugar de tradición donde acudían y acuden las muchachas casaderas; sigo mi vuelo sin saber con certeza a donde me conducirá y diviso en el líquido reguero del Tea una especie de embalse o laguna rodeada de un asentamiento de acampadas: es A Freixa magnífico lugar de veraneo que me trae gratos recuerdos y mientras conjuro éstos recuerdos para centrarme en lo que estoy haciendo, diviso el reformado convento de Canedo, que los franciscanos levantaron allá por 1603. Mi vuelo me lleva en amplios círculos por encima de los campanarios de las ermitas de San Pedro de Angoraes; San Salvador de Padróns; Santo Estevo de Cuimar y la parroquia de San Cibrán en Paredes; después de rasear por encima de los muiños cercanos al río, divisar los numerosos cruceiros diseminados por doquier y los hórreos de las casas veraniegas aterrizo en la terraza de una edificación de dos plantas donde descanso un poco.
Frente adonde me encuentro hay un restaurante, donde en ocasiones he comido muy buenos platos y… unos gemidos me atraen la atención. Provienen del interior de la casa en cuya terraza estoy apoyado. Miro hacia abajo, como buscando por donde introducir mi curiosidad, pero todo está cerrado; un llanto muy quedo se eleva desde un rincón de una de esas ventanas. Afino mi atención y descubro que se trata del lloro de una niña pequeña y los gemidos provienen de otro lugar cercano. La curiosidad puede más que la prudencia y me arriesgo el físico fisgoneando entre las rendijas que la persiana veneciana me concede graciosamente. En la penumbra de la habitación que se proyecta a través de una rendija descubro dos cuerpos tumbados en el duro suelo. Uno de ellos, el más pequeño, parece corresponder al de un chiquillo de unos dos años, pero un chiquillo extremadamente delgado, casi esquelético con el vientre un poco hinchado; poco separado del pequeño cuerpo vislumbro otro, es el de la niña cuyos lloros ha despertado mi curiosidad. Se trata de una niña de tres años tan flaquita que da pena verla, su bonita cara es todo un poema bañado en lágrimas de desesperación, miedo y rabia. No distingo a nadie más en la casa.
No entiendo qué es lo que le está pasando a ese delgadito infante y a esa bonita pero flaquita niña…, de pronto un gemido, más fuerte que los demás, seguido de una suave tos me hace girar la vista hacia el cuerpecito del niño. Ya no se mueve, ya no respira. La niña sigue llorando, ahora está hipando entrecortadamente…, un golpe de luz provinente del fondo de la habitación me asusta haciéndome trastabillar y golpearme el ala derecha…
Alguien, tocándome el hombro, me susurra que hemos llegado, abro los ojos y me doy cuenta de que sigo en el autocar; una furtiva lágrima corre por mi mejilla izquierda hasta caer, mientras me levanto, en un recodo del asiento. No hago nada por limpiarlo… es una lágrima perdida. No puedo hacer nada.

sábado, 16 de septiembre de 2006

CÓCTEL POLÍTICO

Publicado en El Faro de Ceuta

Ayer madrugué con una tremenda nebulosa rodeándome la cabeza y haciendo que me porte más como un zombi que como soy en realidad. Decidí utilizar el coche para trasladarme a Barcelona habida cuenta de que llovía en demasía. En mala hora lo llevo. Una espantosa e increíble tromba de agua inunda la N-II colapsándola y me deja más empapado que un besugo, con el interior del Mercedes convertido en una bañera. Los Mozos de Escuadra me desvían por un atajo hacía la autopista. Llego a mi destino, con suerte, después de dejar un reguero de agua que se filtra por la puerta semiabierta con la que he recorrido todo el camino. Sugerencia: los de Mercedes-Benz, y por añadidura los de otras marcas, deberían diseñar un sistema de desagües del interior de sus vehículos.

Asistir como invitado a una de las sesiones del Congreso de Diputados tiene su morbo, se oyen y se ven cosas que los medios de comunicación apenas publican; se ven los movimientos gestuales de las señorías como en una película de Charles Chaplin y se oyen cada epíteto de una manera irrepetible. Y hablando de los medios de comunicación, no me sorprende que saliera a la palestra, digo al hemiciclo, todo un cachondeo de muy señor mío protagonizado por el inefable Eduardo Zaplana. Este señor, cada vez que suelta una parrafada, enfosca más y más al partido que representa. Como todos sabemos, los sucesos del 11-M están en fase de investigación que instruye el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, y como tal debe seguir su cauce sin intromisiones de ningún tipo fuera del ámbito judicial…, pues no, Zaplana insiste en que el Gobierno oculta algo y no tiene interés en conocer la verdad sobre la autoría del ataque terrorista y ve “sombras” que rodean el caso por la relación de ETA con los atentados. No para, éste hombre, de inventar intrigas y tramas, más folletinescas si cabe, con las que tratar de tapar sus vergüenzas porque si hubo una conspiración esa fue la realizada por el PP con la intención de engañar a todos los españoles. Pregunto, retóricamente, al PP en general: ¿por qué están empeñados en ocultar la verdad?

Se preguntarán qué tiene que ver la parrafada anterior con los medios de comunicación…, pues, está muy claro que tanto Zaplana como otros miembros de la cúpula conservadora se guían por un dogma de fe, ese dogma está impuesto por un “papa” periodístico, director de un diario de tirada nacional –impopular, por otro lado, a causa de una polémica piscina- en connivencia con el “jefe” y que viene siendo refrendado por un locutor más pegado al trasero de cierto dictador ya fallecido que a otra cosa. Que tome las investigaciones tendenciosas de un periódico como acto de fe, me parece un desprecio a los investigadores de las Fuerzas de Seguridad que trabajan en el caso y ello me confirma, en mi opinión, que el PP no es más que un reducto de algunos eternos fascistas que quieren imponer sus creencias a la fuerza y a costa de la verdad para la consecución de sus fines inconfesables; tal como era norma en el antiguo régimen. Saber la verdad de quién está detrás de los atentados del 11-M será muy, pero que muy duro para los españoles y la insistencia del PP en acusar a unos predeterminados terroristas con efectos de desviar la atención de otros caminos emprendidos, ya es de por sí mismo bastante rara. ¿o no? A tener en cuenta que los atentados del 11-M fueron de una precisión demasiado profesional.

Dentro de éste cóctel, menciono la conclusión a que han llegado los propios norteamericanos a través de sus instituciones: Sadam Hussein no tiene nada que ver ni con Al Qaeda ni con las armas de destrucción masiva y, por lo tanto, ni con el atentado a las torres gemelas… siguen ocupando Irak; siguen arrancando sus tesoros; siguen matando inocentes; siguen provocando, a través de su terrible agencia, matanzas entre los propios iraquíes. ¿Hasta cuándo? Y pensar que Aznar, y con él el PP, se metió a ciegas con esto…

Entre tanto, los inmigrantes siguen llegando a través del líquido elemento; se trata de llamar la atención con la retirada de las estatuas de Franco cuando en un régimen democrático no se puede mantener el homenaje a un dictador con estatuas y hay que liquidarlo; se admiten recursos contra el Estatuto valenciano porque a otras comunidades no les gusta que le quiten sus líquidos; liberan a personas inmersas en supuestas corrupciones merced al poder del dinero en líquidas fianzas; se quiere restringir los líquidos en equipajes de mano en vuelos…, mientras me quedo como bobo pensando en lo que me costará quitar el líquido del interior de mi coche. Lo dicho al principio: la nebulosa me sigue rodeando y el líquido sigue cayendo.

martes, 12 de septiembre de 2006

MIEDO AL MORO

Mataró, 12/09/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Al salir de clase, digo del trabajo, descubro que el tiempo está espléndido con un sol soberbio y un cielo límpido aunque con fuertes rachas de viento, tras las fuertes tormentas. Mientras me dejo llevar por los transportes urbanos a mi casa, repaso algunas respuestas de los lectores a mis opiniones vertidas en nuestro Decano por antonomasia. Me da gracia la disparidad de respuestas -algunas no tienen nada que ver con lo que se expone en la correspondiente opinión- de las que escojo una por su demagoga redacción.
Mencionar que empezamos a tener miedo al moro es citar mucha presunción, tanto como tratar de introducir, en un intento de crear polémica, unos hechos ocurridos en tiempos de Maricastaña, léase Abd El Krim el rifeño de Beni Urriaguel. Por lo leído, parece que los musulmanes siguen anidando la sed de venganza de tiempos remotos.
Por supuesto que respetamos al moro, es otra cosa, como respetamos al negro, al chino, al hindú o al sefardita. Y por supuesto que nos respeten a nosotros, los cristianos como gusta llamarnos al lector que se dignó contestar una de mis opiniones. ¿Cómo sabe Vd. que todos somos cristianos?



Un punto que quede bien claro: por sus palabras deduzco que cree que en un futuro próximo los musulmanes seréis mayoría y vuestro líder será el presidente de la Ciudad o Comunidad Autónoma de Ceuta. Bueno, si resultara vencedor en unas elecciones; no me cabría más remedio que aceptarlo pero tendría que gobernar para todos los ceutíes, no sólo para los musulmanes ¿o no? En caso de que se desviara un pelín de cualquiera de los puntos de la Constitución española o se saltara el Estatuto de Autonomía… la Ley de Partidos está vigente, creo, y echaríamos mano a ella. Ineludiblemente. Como ve, siempre dentro de la democracia y del Estado de Derecho… a menos que quiera convertir mi ciudad, nuestra ciudad, en una especie de perejil anteponiendo la religión, ya sabe que resultó ser perejil picado. A pesar de todo, somos cristianos con más antigüedad que los musulmanes y aunque menos que los judíos, estamos enteros.
Y hablando de cristianos, el órdago que ha montado Benedicto XVI con una cita de referencia de un personaje de la historia ha puesto en relieve lo que se puede esperar del islamismo. Si primero fue una caricatura y ahora unas palabras, ambas intencionadamente manipuladas por los imanes propagandistas islamistas con el fin de conseguir una respuesta unánime del mundo musulmán, no es que nos de miedo… nos da cierto asomo de sonrisa. Un pueblo que compra con su escaso dinero banderas del país y retratos del personaje que, según ellos, ha atentado contra la religión para luego quemarlos… me retrotrae a la época de la Inquisición cristiana. Lo que sí acepto, y estoy totalmente de acuerdo, es que una personalidad de tanta relevancia como el Papa haya soltado lo que todos los occidentales, según nos clasifican los musulmanes, tenemos en la punta de la lengua. ¿La palabra árabe “yihad” qué significa? Por suerte, los santos cristianos no portan alfanjes. Ni yo. No de más vueltas al tema, sólo es referencia a esa palabra árabe.
Y siguiendo hablando de cristianos. No clasificamos, jamás, a los musulmanes de ninguna manera despectiva. Decimos que son monoteístas, como nosotros, pero con creencias y comportamientos distintos… ¿por qué los musulmanes os empeñáis en tacharnos de infieles? ¿y por qué le añadís la tan telarañosa coletilla: “muerte a los infieles”? Entonces ¿cómo queréis que clasifiquemos a vuestra religión? Como la ha clasificado nuestro Papa, a pesar de que ha hecho acto de contrición y ha rectificado sus palabras públicamente… ustedes los musulmanes siguen gritando. No quiero pensar, ni siquiera tener una premonición, del día en que todos los “occidentales” griten el nombre de nuestro Dios; entonces la “yihad” no sería un monopolio vuestro.
En fin, espero que siga teniendo tan buen humor como para reírse con mis opiniones y tener esperanzas de un dominio, que no creo que venga, toda vez que ha demostrado a las claras y a las maduras la finalidad que tenéis con vuestro partido con la estrategia de la tortuga verde… España somos todos, cristianos, hindúes, judíos y musulmanes, y Ceuta es desde siempre una ciudad española, por mucho que duela a ciertos sectores ciudadanos, regida por la Constitución, el Estatuto y… la Ley de Partidos.

lunes, 11 de septiembre de 2006

RESPONDIENDO DISPARATES

Mataró, 11/09/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Nuestro periódico, “El Faro de Ceuta”, tiene un don que lo hace presentar como el periódico de todo un pueblo y en donde los responsables de alta dirección se dignan trabajar como periodistas normales, con sus crónicas y sus artículos, lo que configura que es un diario franco y de alta estima y en donde tiene cabida la opinión de todo aquél que quiera ofrecerla.

Merced a esta política se suelen recibir respuestas o contra-opiniones de todo tipo y gusto sin que por ello se vaya a montar un cirio, toda vez que la libertad de expresión es para todos y por todos, con las normales excepciones de la gravedad que pudiera contener determinados escritos insultantes.

Dicho esto, respondo a algunos lectores que por sus comentarios pudieran entender dándoles un doble sentido a mis opiniones y artículos que no lo tienen.

Empezaré por el “miedo al moro”…, expresar en su opinión los pareceres del que escribe acerca de la tendencia de determinado partido y de la supuesta marroquinización de Ceuta no deja de ser una simple opinión personal que conlleva levantar el ánimo hacia metas insospechadas. Tener “miedo al moro” es mucha presunción; mejor decir tener “respeto al moro” siempre que no se sobrepase ciertos límites, que ya es canción de otro estilo. Que sumen a esa presunción que los musulmanes serán mayoría y que el líder de ese partido musulmán será el presidente de la Ciudad (o futura Comunidad) Autónoma de Ceuta, ni me va ni me viene si en ello se respeta la Constitución Española y los Estatutos autónomos en vigor. Hacer lo contrario daría carta blanca para exigir que se cumpla la Ley de Partidos y con eso está dicho todo sobre este tema.

En cuanto a que mis opiniones se contradicen con mi declaración de que dos políticos de determinado partido me caen bien, tiene que disponerse de un alto grado de comprensión para entender que mi predisposición a opinar no incluye forzosamente que todos los políticos de tal o cual partido me tengan que caer mal, por cuanto mis opiniones se refieren a hechos puntuales protagonizados por personajes puntuales y da la casualidad que esos personajes puntuales están afiliados a determinado partido. Que me caigan bien el alcalde de Madrid o el presidente de Ceuta no quiere decir que esté de acuerdo con su política o con su forma de dirigir. Me caen bien como hombres y como políticos por la inteligencia demostrada en sus gestiones cotidianas… ¿por qué no se puede reconocer que un supuesto enemigo caiga bien? Y por supuesto que yo no considero a nadie enemigo. Que quede claro.

Abro un paréntesis. Siguiendo la interpolación de las distintas opiniones vertidas aquí…, pregunto ¿Qué pasa con eso de los supuestos terroristas ingleses musulmanes? Esos, los del líquido explosivo. Muy extraño parece el silencio, cual telón de cierre, que reina ahora sobre el tema antepuesto a la crisis de que Blair se vaya de una vez… creo que, esa vez, mi opinión estaba un poquito certera. Y Blair de vacaciones en el Caribe. Cierro el paréntesis.

Otros lectores responden con temas que ni entran ni salen con lo que se expone en el artículo u opinión en cuestión… a éstos lectores no se que decirles, por cuanto se necesita pies con cabeza para poder acertar la réplica pero, que tengan muy claro esto: respeto como al que más esa respuesta, aunque sea muy dispar al contenido. Valoro mucho que se esfuercen en contra-opinar, es de agradecer. ¿Por qué?... porque da vida al periódico.

Y por último, humildemente no me considero un Ramírez ni un Losantos ni de cerca ni de lejos. No hago complots mediáticos ni aspiro a que mis opiniones sean tomadas al pie de la letra… a fin de cuentas no es más que la escritura de un ceutí con aspiraciones de pequeñas cosas humanas… fumar entre ellas. Y seguir opinando mientras el periódico lo acepte.

viernes, 8 de septiembre de 2006

LAS ASOCIACIONES DE VECINOS

Mataró, 08/09/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

La marimorena que vienen montando los vecinos de Bermudo Soriano -con intervención de la policía local- trae parejo, en mi opinión, el estudio en profundidad sobre la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del derecho de asociación y por consiguiente la Ley de Asociaciones de la Comunidad Autónoma respectiva.

Supongo que la Ciudad Autónoma de Ceuta carece de la perceptiva Ley de Asociaciones por cuanto no es una Comunidad Autónoma y por tanto no dispone de la transferencia correspondiente a juzgar de cómo depende del régimen jurídico de la Comunidad Autónoma de Andalucía (por otra parte, una incongruencia porque debería depender, jurídicamente, de la propia Ley de ámbito nacional) y por eso mismo asumir la Ley de Asociaciones de la Comunidad Autónoma andaluza, si es que existe.
Desde que se iniciaron los trámites para fundar asociaciones de vecinos, como los de las asociaciones de madres y padres de alumnos, se ha llegado a un extremo previsiblemente imaginable en referencia a las competencias de los fines de la asociación por cuanto no existe, de hecho, una base reguladora explícita de la misma y colocarla en la “olla” de todo tipo de asociaciones.



Me aclaro: la fundación de una asociación concreta está supeditada a los fines de la misma antes que nada. Dichos fines deben establecer la referencia a la que debe dedicarse la asociación en su función dentro de la sociedad y para ello la legislación debería regular el tema intrínseco de los fines predeterminados. No es lo mismo una asociación de minusválidos que vele por los derechos de éstos que una asociación cultural dedicada a determinada rama de la cultura o de la ciencia (ejemplos: asociaciones de científicos, asociaciones de actores, etc.) y por lo tanto, una asociación de vecinos debe, y tiene, que definir sus fines al ámbito de actuación en temas de las comunidades de vecinos por las que ha sido creada y nada más.
En la práctica, lo mismo que las asociaciones de madres y padres de alumnos, el ámbito de los fines de cada asociación sobrepasa la lógica más ponderada, sin que pueda ser regulada determinantemente mediante una normativa concreta sobre esos fines. De hecho, una asociación de vecinos debería dedicarse íntegramente a resolver los problemas de la comunidad como son, por ejemplo, los destrozos urbanos; las averías comunitarias; la resolución de problemas de las viviendas, etc. y no meterse de lleno en actividades que deberían corresponder a asociaciones culturales y/o recreativas y deportivas, pisándole el terreno en un claro allanamiento de competencias y con ello sustrayéndoles un medio económico sustancial para la supervivencia como es el ingreso de las subvenciones, que al ser divididas entre más asociaciones queda en muy poco dinero.
Aunque los hechos ocasionados por los vecinos de Bermudo Soriano no tengan, en apariencia, nada que ver con esta opinión, sí tienen que ver si averiguamos cuántos de esos vecinos están afiliados a esa asociación y si están al corriente de pago. En el caso de que no estuvieran afiliados, ningún derecho tienen sobre las actuaciones de la entidad y la manifestación realizada tendría visos de altercado público grave que no puede, de ninguna de las maneras, afectar a la asociación ni implicarla en nada. Esto no quiere decir que esté a favor de la actuación de dicha asociación porque, en base de sus estatutos, pueden o no realizar esas actividades foco de la revuelta.
Que una asociación de vecinos organice fiestas, excursiones, actividades deportivas, actividades culturales, cursos de baile o cursillos de formación… me parece una aberración del tema de los fines concretos a los que debería limitarse efectivamente su fundación. De hecho, en mi opinión, una asociación de vecinos debería estar formada por las comunidades de vecinos intrínsecamente. Me aclaro: cada inmueble es una comunidad de vecinos con un presidente y un secretario, además del tesorero. Por tanto, al crearse una asociación de vecinos, ésta debería ser como una especie de federación en la que se afiliara la comunidad correspondiente a su ámbito de actuación. Así mejorarían en grado sumo las relaciones y las gestiones. No es lo mismo que tengan voz y voto los representantes de esas comunidades, que a fin de cuentas son los que recogen todas las incidencias, que tengan voz y voto TODOS los vecinos. En éste último caso la marimorena está servida, a más de que no todos estén afiliados.

jueves, 7 de septiembre de 2006

FUNDAMENTALISMO CULTURAL

Mataró, 07/09/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

La polémica suscitada en Madrid por la tormenta teatral, en que se ha visto envuelto mi amigo y gran actor Pepe Rubianes, antes del estreno en el Teatro Español de la obra “Lorca eran todos” ha sido como la aparición de los espíritus que mataron al poeta granadino y se resume en el enorme daño que se hace a la cultura en general.

¿Estamos en España? A mi me parece que estamos en un país donde los fundamentalistas campan, continúan campando, a sus anchas mantenidos por sus ideas ultraconservadoras.

El cipote orquestado por la ultraderecha y montado a raíz de la contratación del actor por parte del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, único político del PP, aparte de Vivas, que a mí me cae bien –opinión personal- , con una obra sobre el gran poeta, víctima del terror de la derecha hacia la inteligencia y hacia los intelectuales, en un teatro como el Español; no deja de ser un punto negro más que sumar al bagaje de amenazas con que nos acostumbran a inundar ese ala del sistema político español.



Que la policía registre el teatro Español en busca de bombas ya es el clímax del paroxismo fundamentalista de la extrema derecha y conlleva la apertura de un estudio en profundidad de los verdaderos motivos que se esconden tras esas actuaciones políticas que afectan tan malamente a la credibilidad de nuestra democracia y atenta gravemente a los derechos de expresión y a la cultura en general.

La abortada decisión del director del teatro Español, Mario Gas, de presentar su dimisión, es de una considerable atención de Rubianes hacia su amigo al anular la representación de la obra y evitar con ello que las cosas fueran a mayores. Digan lo que digan: la catalanofobia está bien presente en Madrid y merced a la agresividad superflua de Jiménez Losantos –viejo amigo de Rubianes, compañero en el Teatro Español Universitario- a través de las ondas radiofónicas, no hace más que ratificar que el que siembra insultos recoge insultos.

Pepe Rubianes es simplemente un actor profesional, buen actor y mejor profesional, y además es un hombre corriente, no es un político y como cualquier vecino al que se le calienta la boca de vez en cuando porque, cuando habló del tema, se refería a la España fascista, la que mató a Federico García Lorca y no a otra cosa. Capaz de tirar adelante cualquier proyecto que se le ponga en las manos, pese a las amenazas que recibe, sólo es capaz de anularlo cuando ve peligrar la posición de sus amigos, no la suya. Sabe que Madrid tiene un público estupendo que es el que tiene que decidir y no un grupo de presión política. Por eso, sigue decidido en representar la obra en Madrid, aunque sean en una sala privada y aunque esté más que harto del embrollo oficial.

No puedo por menos que hacer una comparación con aquel escándalo que se montó en Ceuta con lo de las chirigotas…, entonces a los de la derecha les parecía que los fundamentalistas árabes exageraban la nota… y ahora es esa misma derecha la que asume el papel de los fundamentalistas. La vida da tantas vueltas que a los inmovilistas se les ve el plumero sin necesidad de anteojos. ¿o no?

miércoles, 6 de septiembre de 2006

UNA, GRANDE Y LIBRE

Mataró, 06/09/2006
Publicado en El Faro de Ceuta

Algunos de los miles de lectores de nuestro querido diario efectúan comentarios a algunas de mis opiniones a través del foro establecido en la web. Con algunos de esos comentarios consigo engrandecer el bagaje de mis escasos conocimientos de cultural en general, con lo que estoy sumamente agradecido a estos amables lectores, y de otros saco la conclusión, que puede estar equivocada, de que o bien no leen detenidamente los largos párrafos de mis opiniones o se cierran en banda y responden con contundencia, saliendo por peteneras, con temas que no corresponden al caso.
Puedo afirmar que he vivido toda mi infancia y mi juventud dentro de “El Faro de Ceuta”, en cuyos talleres de impresión de la calle Solís, y en las oficinas de redacción del piso superior, pasaba las tardes después de clase. He estado molestando continuamente a los empleados y periodistas de entonces con mis incisivas preguntas acerca de tal o cual noticia; sobretodo con Baldomero, el encargado de las linotipias, pasaba más tiempo que con nadie. He visto miles y miles de barritas de plomo, algunas usadas, entrar por la boca de esas viejas linotipias y salir paridas con texto a una línea en la que, desgraciadamente, los errores de ortografía eran abundantes y no se podían corregir así como así y sobre lo que comentaba, a mis continuas observaciones, el bueno de Baldomero: “Total, para los que van a leerlo…”. He asistido a numerosas conversaciones con Joaquín Ferrer, el propietario entonces, con gente importante de aquellos tiempos –mandamases de Ceuta- que tenían la idea preconcebida de que la ciudad era una especie de finca privada propiedad de ellos. He aprendido a hacer fotografías con el recordado Tony, y eso que entonces era muy difícil hacerlas. He vivido, también, mucho tiempo dentro del ámbito falangista y castrense a causa de mi familia; Pepe “El Guardia”, que a la sazón colaboraba en el periódico con artículos de deportes, me llevó al campo de fútbol del “54” y ahí comenzó mi carrera deportiva…, con esto quiero decir que he vivido el régimen en todo su esplendor y miseria y por tanto aquél lema –España. Una, grande y libre- es actualmente, para mí al menos, lo que sigue:



España es UNA, porque en realidad no existe en todo el mundo otro país que lleve el mismo nombre, éste artículo indeterminado femenino que genera un número solitario no significa otra cosa que eso: 1. Por tanto no pueden convivir dentro del mismo país otro país que se llame España. Lógico ¿o no?
España es GRANDE, porque con sus más de 500.000 m² es un gran país en el que tiene cabida diecisiete comunidades y dos ciudades autónomas sin que por ello se resquebraje el nombre de España, sin que por ello deje de ser una, España es GRANDE porque pueden convivir todas las personas de buena voluntad con su disparidad de opiniones y de creencias políticas y religiosas sin necesidad de usar otras armas que no sean las dialécticas dentro del debido respeto y consideración hacia los demás. Lógico ¿o no?
España es LIBRE porque puede tomar las decisiones que le convenga y le beneficie sin tener que depender de terceros países; España es LIBRE porque los ciudadanos pueden vivir donde y como quieran; España es LIBRE porque sus ciudadanos pueden opinar sin cortapisas, siempre que esté dentro de los cánones de la ética y del respeto, y sin tener el cañón de una pistola apuntándole en el cogote, aunque este cañón sea un billete enrollado de quinientos euros (aunque esta práctica sigue vigente aún); España es LIBRE en donde sus ciudadanos “legales” son libres de votar, o de abstenerse, a quién quiera sin estar amenazados con el despido o con su inclusión en la tristemente famosa “lista negra” elaborada en los, entonces, siniestros sótanos de la Dirección General de Seguridad y sin estar coaccionados para levantar el brazo contra su voluntad y donde cada español puede circular sin necesidad de llevar el carné en la boca y sin necesidad de sacar el ejército a la calle… ¿o no?
Pero España es también UNA que nunca gana un mundial de fútbol pese a tener los mejores y bien pagados futbolistas del mundo; es GRANDE, tanto que tiene miles de agujeros donde se cuelan inmigrantes de todo calibre, color y condición, pese a que tenga numerosos y distintos cuerpos de seguridad y un ejército que se usa fuera del país; es LIBRE porque empieza a ser coto de bandas del crimen organizado que actúan como Pedro por su casa –a propósito ¿a qué Pedro se referirá esa frase tan popular como manida?- y porque los especuladores hacen su agosto con los aumentos insostenibles de los precios de las cosas.
Como también que España es UNA donde uno no puede usar libremente su derecho a suicidarse poco a poco con la droga llamada tabaco; España es GRANDE porque sobran sitios donde acudir a los no fumadores sin que les molesten el humo de los cigarros y cigarrillos y no obligar a prohibirlos en lugares donde los fumadores acuden de toda la vida; España es LIBRE porque permite a entidades pseudo-financieras jugar al moderno timo de la estampida con créditos increíbles y permite la existencia de estancos donde todo quisque puede comprar cigarrillos que son prohibidos luego… ¡jo!. Ya comenté en otra ocasión que soy fumador empedernido ¿no te jode?. Pues sí, España es UNA, GRANDE y LIBRE donde gusta joder al vecino.